¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

De Cuenca a Cuenca, un viaje con seis paradas en lugares con el mismo nombre

Desde la ciudad de las Casas Colgadas a las pedanías de Cuenca en Jaén y Córdoba, pasando por localidades que se llaman igual en Valladolid, Soria y Teruel

Les proponemos un viaje por el centro de la península ibérica con seis paradas en otras tantas localidades que tienen una cosa en común: se llaman igual. O casi. La ruta nos lleva desde la ciudad de Cuenca, capital de la provincia del mismo nombre, hasta la aldea de Cuenca en el municipio jienense de Hinojares, pasando por Cuenca de Campos (Valladolid); La Cuenca, en Golmayo (Soria); Cuencabuena en Calamocha (Teruel) y la pedanía de Cuenca en Fuente Obejuna (Córdoba).

Ubicación de las localidades del reportaje. / Google Maps/Cadena SER

El recorrido radiofónico lo hemos realizado en el programa ‘Hoy por Hoy Cuenca’ conversando con alcaldes y alcaldes pedáneos de estos lugares.

Entrevistas con alcaldes de los lugares llamados Cuenca en el programa 'Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Cuenca, Patrimonio de la Humanidad

Cuenca es una ciudad castellana declarada Patrimonio de la Humanidad. Tiene otros títulos como el de Muy Noble, Muy Leal, Impertérrita, Fidelísima, Noble, Heroica… Pero todos la conocen como la ciudad de las Casas Colgadas.

Casas Colgadas de Cuenca. / Cadena SER

Cuenca es una ciudad de 55.000 habitantes a medio camino entre Madrid y Valencia, bien preparada para el turismo. La combinación del casco antiguo medieval con el paisaje natural que la rodea crea un enclave privilegiado. Recorriendo las calles de la parte vieja encontraremos fachadas de colores mientas subimos a la plaza Mayor, espacio urbano presidido por su catedral, el primer templo gótico que se construyó en Castilla a finales del siglo XII.

Si nos escabullimos por cualquiera de los callejos empedrados de esta ciudad medieval llegaremos a asomarnos al precipicio de las hoces que forman los ríos Júcar y Huécar, que con sus aguas rodean a la ciudad antigua.

Es Cuenca una ciudad de museos. Podemos visitar el Museo de Arte Abstracto Español con la mejor colección de los pioneros de la abstracción. Otros museos muy recomendables son la Fundación Antonio Pérez, con una importante colección de arte contemporáneo, el Mueso de las Ciencias de Castilla La Mancha, centro interactivo, ideal para ir con niños, o el Museo Regional de Paleontología donde podremos encontrarnos con el dinosaurio ‘Pepito’ el Concavenator Corcovatus, que vivió por estas tierras hace 125 millones de años.

Rascacielos de San Martín en Cuenca. / Cadena SER

Son espectaculares los rascacielos, edificios emblemáticos de la arquitectura vertical de la ciudad, esas casas que entras a pie de calle y que tienen cuatro pisos hacia arriba y otros seis o siete hacia abajo. No aptos para los que sufren vértigo.

Cuenca de Campos (Valladolid)

En plena comarca vallisoletana de Tierra de Campos encontramos otra localidad que se llama Cuenca, que ostenta el título de villa desde 1633 y que tiene en la actualidad unos 250 habitantes. Cuenta con un trazado urbanístico bien diseñado, con calles amplias que desembocan en una plaza Mayor porticada con postes de madera de roble. “Es una construcción popular muy bonita que aparece en muchas guías de turismo de la provincia”, explica el alcalde de Cuenca de Campos, Faustino González. “Merece la pena conocer este pueblo por sus casas, muchas construidas en tierra, en tapial de adobe”.

Plaza Mayor porticada de Cuenca de Campos. / Ayto. de Cuenca de Campos

Cuenca de Campos tuvo en su día hasta cinco iglesias de las que se conservan dos, la parroquial de San Justo y Pastor, del siglo XVI, de estilo mudéjar, con regia torre y bien conservado artesonado, y un templo gótico desacralizado, Santa María del Castillo, usado hoy como centro cultural. Las dos iglesias son hoy en día Bien de Interés Cultural.

Paisaje castellano en torno a Cuenca de Campos. / Ayto. de Cuenca de Campos

La Cuenca, en Golmayo (Soria)

Una de las pedanías del municipio soriano de Golmayo se llama La Cuenca. Destaca en este pueblo su arquitectura tradicional muy uniforme en todo el trazado urbano con casas construidas en piedra y madera lo que le ha valido la declaración de Conjunto Etnológico Bien de Interés Cultural.

Casas típicas de La Cuenca, en Golmayo (Soria). / guiadesoria.es

Pueblo pequeño entre dehesas de sabinas y enebros, La Cuenca solo tiene dos habitantes fijos en invierno aunque cuenta con una gran actividad cultural en agosto cuando vuelven sus vecinos a celebrar la feria de la Sabina y las fiestas de la Virgen y San Roque (15 y 16 de agosto).

Chimenea pinariega. / Facebook: La Cuenca (Soria)

Aún se conservan en muchas casas de La Cuenca las chimeneas de barro. “Se les llama chimeneas pinariegas”, dice José Manuel Cervera, alcalde pedáneo de La Cuenca. “Son cónicas y algunas alcanzan los siete u ocho metros de altura. Se elaboran con un trenzado de ramas de sabino y se rellenan de barro hasta que se seca y se blanquean después con yeso. Se coronan con un copete también de madera de sabino y son muy características en la comarca, entre Calatañazor y La Cuenca”.

Cuencabuena, en Calamocha (Teruel)

En el valle del río Pancrudo, en la comarca del Jiloca, a medio camino entre las ciudades de Teruel y Zaragoza, en el municipio turolense de Calamocha, al pie de la vía del tren, encontramos Cuencabuena. También es un pueblo pequeño de escasos habitantes, menos de cincuenta censados, con iglesia barroca del siglo XVII construida sobre una anterior de estilo gótico de la que se conserva la torre. Destaca también entre las calles de Cuencabuena la lonja y la casona de estilo renacentista aragonés del siglo XVI.

Cuencabuena, en Calamocha (Teruel). / Twitter @Cuencabuena

“El pueblo tiene dos calles y dos barrios, el alto y el bajo que les separa una cuesta, tiene muchas fuentes y chopos cabeceros característicos de la zona”, explica Javier Bruscas, el alcalde pedáneo. “Para mí es un pueblo muy bonito”, añade, “y muy tranquilo en el que hasta hace poco no teníamos cobertura de teléfono móvil”.

Cuenca, en Fuente Obejuna (Córdoba)

Al noroeste de la provincia de Córdoba, lindando ya con Badajoz, encontramos otro lugar llamado Cuenca. Es una de las catorce pedanías del municipio de Fuente Obejuna, sí, el de la obra de teatro de Lope de Vega. El paisaje aquí es amplio con valles en los que se cultiva el cereal y crecen los encinares. La aldea de Cuenca tiene unos 270 habitantes, sus calles son anchas y rectas y sus casas blancas. “Es una costumbre en estos pueblos blanquear las fachadas”, dice Javi Montero, concejal de Festejos de Fuente Obejuna y natural de esta aldea de Cuenca. Destaca en el pueblo la iglesia de El Salvador y en los alrededores las ruinas del castillo del Ducado. “También hay algunas cuevas interesantes, como la del Tío Catalán, que suelen visitar los cuenqueños y los habitantes de los cortijos cercanos, y por las que se pueden hacer rutas de senderismo”.

Vista aérea de Cuenca, en Fuente Obejuna (Córdoba). / fuenteobejuna.com

Cuenca, en Hinojares (Jaén)

En el parque natural de la Sierra de Cazorla, en la provincia de Jaén, en el municipio de Hinojares para más señas, encontramos una aldea llamada Cuenca. En este lugar nace el río Turrilla y el agua de sus fuentes acompañan al visitante hasta el lavadero tradicional “qué aún se conserva y se usa por la gente del pueblo”, nos cuenta Pili Moreno, alcaldesa pedánea de Cuenca. “Esta zona tiene un gran valor medioambiental”.

Destaca en el paisaje la cascada de Vinatera, una caída de agua estacional del arroyo de las Palomas que se precipita por una pared rocosa hasta el valle del Turrilla en épocas de lluvia.

Cascada Vinatera en Cuenca, Hinojares (Jaén). / topcazorla.com

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?