¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Prisión para los padres de la niña intoxicada con cocaína, por presuntos abusos sexuales

El juez ha decretado el ingreso en prisión de los padres de la niña de 1 año que continúa bajo la tutela de los servicios sociales de la Junta

Según ha sabido la Cadena SER, el titular del Juzgado de instrucción número 1 de Valladolid, José María Crespo, ha decretado el ingreso en prisión de los padres de la niña de 1 año, que esta semana era examinada en el Hospital Clínico de Valladolid, con síntomas de haber sido maltratada. El juez decreta la prisión para los progenitores, tras tomarles declaración esta mañana y llegar al convencimiento de que la pequeña había sido víctima de abusos sexuales.

Un exámen posterior ha confirmado que la pequeña también presentaba altos índices de cocaína en su organismo. La niña se encuentra en la actualidad bajo la tutela de los servicios sociales de la Junta de Castilla y León.

Los padres, N. R. G., de 25 años, y D. V. C., de 32, están en proceso de separación. Cuando fueron detenidos el pasado miércoles la niña era atendida en el clínico, donde se le detectó la cocaína en su organismo.

Cabe destacar que días atrás la Cadena SER hablaba con el Subdelegado del Gobierno, Luis Antonio Gómez, que afirmaba que la niña se encontraba en perfecto estado, tras haber pasado por el Hospital Clínico, donde se le hizo una revisión para comprobar si había indicios de que hubiese sufrido una agresión sexual. En la exploración, los facultativos no detectaron nada anómalo y la abuela materna pasó a hacerse cargo de ella, para que con posterioridad los servicios sociales de la Junta de Castilla y León se reponsabilizasen de su tutela.

A diferencia de la pequeña Sara de 4 años, que fallecía por maltrato reiterado, este caso se ha resuelto en un día, justo el tiempo que el bebé ha pasado del médico a la tutela efectiva de la Junta.  

Sara tuvo que esperar diez días, a que se resolviesen todos los protocolos administrativos, aunque ya fue demasiado tarde, porque falleció en el hospital víctima de maltrato y abusos sexuales. En el caso de Sara hay otra diferencia, ya que la niña fue derivada a un hospital privado en primera instancia y es aquí donde radica una de las causas de la tardanza en resolver su caso. Los protocolos de actuación de los hospitales públicos en estos casos sin diferentes a los de los privados.

Lo que parece evidente es que algo ha fallado ya que las actuaciones en estos casos deben ser urgentes. Las medidas cautelares para proteger a los menores deben ser las mismas en todos los casos. Los actuales criterios que se aplican de gravedad o no y urgencia o no no responden a la realidad, ya que un niño en situación de riesgo puede estar en desamparo un minuto después y lo que es maltrato leve puede ser una situación critica al día siguiente, como ocurrió con la pequeña Sara, de 4 años, fallecida por maltrato reiterado y abusos sexuales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?