¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Euskotren registra casi un ataque de grafittis cada día

El año pasado constaron 355 actos vandálicos de manos de grupos "con preparación casi militar"

Son el "principal problema" en el ámbito de la seguridad, por sus implicaciones laborales, económicas o medioambientales. En 2013 fueron 520 ataques. Cuatro años después se redujeron a 355, un descenso del 32% que, aunque sea bueno, no permite bajar la guardia a los responsables de Euskotren que alertan de que aunque la superficie afectada sea cada vez menor, las acciones son cada vez más violentas.

Las unidades de tren son el foco de los ataques, en menor medida el tranvía y no ocurre en los autobuses. Gorka Ugalde, director general de la compañía, señala que en los últimos años se han llevado a cabo campañas de concienciación y se han tomado diferentes medidas como "la reordenación de los servicios de vigilancia y custodia, con un refuerzo de los medios electrónicos", reubicando los detectores de presencia y cámaras. En la medida de lo posible los conductores evitan detenerse en las paradas identificadas como puntos débiles porque, remarca Ugalde, los ataques se producen contra las instalaciones pero los trabajadores no son ajenos al vandalismo, tampoco los usuarios.

Detalla que son grupos "meticulosamente" organizados, "con actitudes cada vez más agresivas" e incluso ponen en riesgo su vida porque preparan las acciones con los trenes en marcha, introduciéndose en cabinas y salas técnicas con elementos eléctricos. "Son grupos con una preparación casi militar que, en acciones casi de guerra, son capaces de parar un tren en medio del servicio", describe.

En total, el año pasado bajo el epígrafe genérico de actos vandálicos se gastaron 153.600 euros. Con este dinero se han reparado puertas o sistemas de peaje, limpiado las pintadas y también incluye el robo en máquinas expendedoras de 25.800 euros.

Como miembro del Observatorio de Civismo en el transporte ferroviario, Euskotren se persona en todos los procedimientos penales abiertos, "aunque los ataques no hayan ocurrido aquí". Así, en los últimos cuatro años se ha personado en un centenar. El año pasado fueron cuatro reclamaciones judiciales. Ugalde afea déficit que existe en cuanto a la legislación porque, recuerda, estos actos no están tipificados como delitos sino que se quedan en faltas por deslucimiento de las instalaciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?