¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"La gente tiene mucho temor a empeorar su situación laboral y traga más que antes"

La presidenta de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Garbiñe Biurrun, asegura en la SER que es uno de los motivos fundamentales por los que hay menos despidos colectivos litigándose y menos despidos invidudiales en proceso judicial

Confirma en la SER la presidenta de la Sala de lo Social del TSJPV, Garbiñe Biurrun, que actualmente hay "menos litigios", que se ha destruído mucho empleo y el que existe es residual. Eso supone que quien lo mantiene o lo consigue "no se atreve", en un momento dado, a judicializar un despido, por ejemplo. A juicio de Biurrun, "la gente traga y aguanta mucho más de lo que aguantaría en otros momentos", refiriéndose a tiempos anteriores al inicio de la crisis.

En el inicio del curso judicial, considera que la Sala de lo Social, que preside, lo afronta "con tranquilidad", ya que su pendencia es baja, resolviendo en una media de tres semanas. Ahora en octubre se cumplirá un año de la primera sentencia de esta Sala sobre la indemnización por extinciones de contratos temporales. Según Biurrun, "el Supremo debe resolver en este último trimestre del año" y confía en que les dé la razón "porque seguimos lo que marca Europa". Por lo pronto, sus sentencias siguen siendo mayormente favorables (con abundante casuística) a los 20 días.

Caso Juana Rivas

Perteneciente a la Asociación de Jueces y Juezas para la Democracia, Biurrun cree que "se pueden pedir modificaciones legales si la legislación falla" pero, a su juicio, en este caso "la resolución del juzgado de Granada es la que corresponde porque no se ha dirimido sobre violencia de género, sino que se ha aplicado una sentencia italiana que determinaba que la custodia de los menores era del padre".

Según Biurrun, la sentencia de 2009 sobre violencia "ha perdido valor", vistos los hechos. En cualquier caso, si Rivas, dice, hubiese interpuesto una denuncia sobre maltrato "a tiempo", las cosas habrían sido muy distintas, pero "no lo hizo ni siquiera hace un año cuando llegó a España sino que lo ha hecho muy recientemente y no se ha podido tramitar debidamente". Para Biurrun, visto lo visto "no tenía agarradero para evitar que el juzgado cumpliera con el requerimiento de las autoridades italianas".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?