¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Baza vive un Cascamorras más participativo e internacional

El accitano Emilio Delgado ha completado la carrera en menos de dos horas, despertando a su paso el afecto y cariño de miles de bastetanos que han participado con él en los tres kilómetros del recorrido

La fiesta del Cascamorras cada vez atrae a más participantes extranjeros /

A los gritos de "y no se la lleva", "accitano el que no bote" y "viva el Cascamorras", unas 13.000 personas, según fuentes oficiales, han participado en una celebración festiva multitudinaria en la que ha habido más participantes alrededor de Cascamorras pero, sin embargo, menos espectadores que otros años a lo largo del recorrido.

En los tres kilómetros que hay desde el paraje bastetano de Las Arrodeas hasta la Plaza de la Merced, en pleno centro de la ciudad de Baza, una emocionante y trepidante carrera del Cascamorras ha vuelto a demostrar porqué esta fiesta despierta interés turístico internacional. Como cada 6 de septiembre los bastetanos han vuelto a cubrirse de los pies a la cabeza con los tres mil kilos de pintura negra ecológica que ha puesto a disposición de los participantes el Ayuntamiento de Baza, facilitando con ello que en apenas unos segundos Cascamorras estuviera completamente cubierto del negro de este tinte. De esta forma han impedido otro año más que el sucesor de Juan Pedernal, en esta ocasión el accitano Emilio Delgado, cumpliera con la encomienda de llevarse limpio de vuelta a Guadix a la Virgen de la Piedad.

Bajando con el Cascamorras desde Las Arrodeas / Rafael Troyano

Este año la carrera ha sido ágil, sin incidencias destacables y con una duración de una hora y cuarenta y nueve minutos, lo que la convierte en una de las más rápidas de los últimos años. En este tiempo, al Cascamorras le ha dado tiempo a realizar una decena de juras de bandera, una de ellas incluso sin contar con este elemento porque el palo que la porta se ha roto y ha sido necesario sustituirlo por otro. Uno de los momentos más esperados por los asistentes, tanto público como cascamorreros, ha sido el recuerdo que ha tenido Cascamorras para sus compañeros de profesión, los bomberos, por los que ha jugado la bandera en el punto conocido como 'el límite' o la rotonda de la calle Ferrocarril. Especialmente emocionante ha sido la parada en los Caños Dorados, ya en pleno centro de la ciudad, que ha contado con la presencia del obispo de la Diócesis de Guadix-Baza, Ginés García Beltrán, que ha presenciado la escena desde un balcón de un edificio de este entorno emblemático de Baza.

Emilio Delgado finalmente ha entrado al templo que cobija a la Virgen de la Piedad cansado, muy emocionado y agradecido por haber sido el protagonista de una experiencia única a la que se ha enfrentado "con la Virgen de la Piedad en la cabeza y en el corazón", según ha señalado tras realizar la oración delante de la patrona bastetana.

Para hacer de la carrera un evento seguro ha sido necesaria la implicación de unas doscientas personas de diferentes áreas municipales (seguridad, limpieza, mantenimiento) y también de otros cuerpos y organismos de seguridad y sanitarios. En concreto, solo en el dispositivo de seguridad han estado trabajando 96 personas de las agrupaciones de Protección Civil de Baza, Zújar, Guadix y Caniles, Policía Nacional y Policía Local, Guardia Civil, Cruz Roja, conductores, guardas de seguridad privada, efectivos del Distrito Sanitario, del GREA y del 112, que se ha encargado de la coordinación en el Puesto de Mando Avanzado en donde se ha podido seguir a través de media docena de cámaras el 70% del recorrido.

Carrera del Cascamorras desde Las Arrodeas en Baza / Rafael Troyano

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?