¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Crisis Microalgas

Los científicos no relacionan vertidos con microalgas y lo achacan al "verano anómalo"

Son las principales conclusiones que se extraen del informe elaborado por Científicos del Instituto de Oceanografía y Cambio Global de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y del Instituto de la Investigación para el Desarrollo de Francia.

Las Palmas de Gran Canaria

Canarias ha vivido este verano una situación anómala con ausencia de alisios, aumento de la temperatura del agua y numerosos episodios de calima. El caldo de cultivo perfecto para el afloramiento de microalgas, que por cierto se formaron sin relación alguna con vertidos de aguas residuales. Son las principales conclusiones que se extraen del informe elaborado por Científicos del Instituto de Oceanografía y Cambio Global de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y del Instituto de la Investigación para el Desarrollo de Francia liderado por el catedrático en Ecología Javier Arístegui, quien ha lamentado la falta de veracidad de las informaciones publicadas.

En este sentido, Arístegui considera que "se ha hecho un debate de opinión, no científico, y se ha llevado a la prensa". Para el catedrático "mucha gente ha opinado sin tener conocimiento de causa, aunque también ha habido opiniones sensatas, y luego se ha hecho un poco de prensa amarilla en algunos medios de comunicación".

Arístegui considera que algunos medios no han informado de forma veraz, sino que se estaba haciendo interpretaciones sesgadas.

Apoyados en la literatura científica, los expertos niegan la relación de afloramiento de microalgas y vertidos, principalmente porque llegan a la costa prácticamente muertas, una muerte celular autoprogramada e irreversible que hace que se hundan en unos tres días, con lo que ningún vertido podría haberlas alimentado. Aún así harán incursiones para analizarlo.

Por otro lado, insiste en que no conoce casos registrados de toxicidad directa sobre personas y menciona Hawai como ejemplo, donde todos los años se producen afloramientos sin que las autoridades prohíban el baño.

Por todo último, considera que hay que aprender a vivir con ello, informando sin alarmismos, tal como ocurre en Estados Unidos, Australia o Francia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?