¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL AGUIJÓN

135 metros de nada

Ayer en Málaga nos desayunábamos en los grupos de whastapp con un titular que provocó una rápida polvareda: El Centro de Estudios del Paisaje descarta alegar sobre el hotel del puerto por falta de tiempo y de recursos.

¡Cómo no indignarse!

Se va a levantar un rascacielos sobre la bahía de Málaga, modificando para siempre el paisaje de esta ciudad con tres mil años de historia, y el Centro de Estudios del Paisaje se raja por falta de tiempo y de recursos…

Vaya una broma de dudosísimo gusto. Hay días en que dan ganas de declararse en rebeldía y dejar de pagar impuestos.

Claro que bastaba leer algunas líneas para reparar en que cualquier parecido entre eso y la realidad era mera coincidencia.

O por decirlo de otro modo: el Centro de Estudios del Paisaje no se tapa cobardemente, al revés, y con argumentos incontestables.

Primero: para elaborar ese informe se necesita más tiempo y más recursos.

Segundo: sería conveniente disponer de ese tiempo y esos recursos... porque

Tercero: el rascacielos sí va a tener un altísimo impacto.

El problema, en fin, es que los promotores han logrado que los dirigentes políticos y sus adláteres, cortoplacistas y vendehúmos, apuesten por un procedimiento abreviado de seis meses para tramitar el hotel, en lugar del procedimiento ambiental ordinario de al menos año y medio…

En definitiva, mientras siguen haciendo publicidad engañosa con perspectivas evanescentes, no quieren que se analice el impacto. ¿Por qué? Hombre, blanco y en botella. Si alguien no quiere que se evalúe el impacto visual es porque le conviene ocultarlo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?