¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Defensor del Pueblo pide a la Comunidad la mejora de las residencias de ancianos

La institución solicita la adaptación de estos centros y su personal a las nuevas necesidades estructurales y de carga de trabajo

Una mujer pasea en una residencia de ancianos. /

Las residencias públicas de ancianos de la Comunidad de Madrid tienen que afrontar mejoras. El Defensor del Pueblo ha emitido hoy un comunicado en el que reclama con "urgencia" la adaptación de estos centros y su personal a las nuevas necesidades estructurales y de carga de trabajo.

Por ello, la institución se ha puesto en contacto con la Conserjería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad para conocer qué medidas se van a tomar de cara a la mejora de las condiciones de atención a las personas mayores en las residencias.

La población que necesita ser atendida es cada vez mayor, pero no así los recursos que se destinan a sus cuidados, señala el Defensor del Pueblo.

Tanto usuarios como trabajadores de las residencias públicas madrileñas han trasladado sus quejas al Defensor, que mantiene abiertas varias actuaciones contra la Comunidad de Madrid y el organismo que regula las residencias, la Agencia Madrileña de Atención Social.

Las quejas están centradas en la pérdida de calidad en la atención a los mayores, y también en la escasez de personal y medios para atender a personas que tienen un grado de dependencia cada vez mayor.

El Defensor traslada a la Conserjería su preocupación por los "graves sucesos" ocurridos en los últimos meses en distintas residencias de la Comunidad.

Uno de estos casos recoge las quejas de familias y del comité de empresa de una residencia de ancianos de Arganda del Rey. En mayo, una mujer murió tras quedar su pierna atrapada en la cama y que se le semi-amputara al quedar atrapada entre la propia cama y las barras de protección, provocando su muerte a los pocos días a causa de las heridas. Edurne, hija de la fallecida, denunció dos meses después de la muerte de su madre que el director de la residencia nunca se puso en contacto con ella para darle explicaciones.

Otro suceso ocurrió en la residencia Moscatelares de San Sebastián de los Reyes, de titularidad pública pero gestionada por la empresa Albertia. Una mujer de 87 años recibió 13 puntos de sutura tras recibir un golpe, hecho que el hijo denunció en la policía de Alcobendas.

"Sabía que iba a pasar pese a que tenía contrato indefinido", aseguró Silvia Sánchez, ex trabajadora del centro. "En Moscatelares siguen igual, no paran de producirse accidentes. Somos muy pocas geroculturas y tenemos que trabajar muy rápido y con mucha presión", denunció Sánchez.

Por último, otro caso que se dio a conocer fue el de unas trabajadoras de la residencia pública de Alcorcón, que están siendo investigadas por la muerte de un hombre de 80 años, Miguel G., que murió solo en el jardín del centro y del que nadie se percató hasta el día siguiente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?