¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SER SALUDABLE

¿El azúcar provoca adicción?

La ciencia habla y esto es lo que dice...

Algunos dicen que es el nuevo tabaco, otros lo equiparan a un elemento de placer o recompensa. El azúcar inunda la alimentacion y a veces se camufla. La OMS recomienda que, si se ingieren azúcares libres, aporten menos del 10 % de las necesidades energéticas totales.

Pero... ¿somos adictos al azucar? ¿Por qué lo usamos como recompensa? ¿Qué ocurre en nuestro organismo cuando ingerimos esta sustancia? Una revision, publicada recuentemente por el British Journal Sports Medicine, Sugar addiction: is it real? A narrative review (DiNicolantonio JJ, O'Keefe JH, Wilson WL. 2017) admitiria que el azúcar produciría síntomas como para ser considerado una sustancia adictiva.

Analizamos junto a JM. Mulet, bioquímico, profesor de la UPV y autor de libros como Transgenicos sin miedo, cómo reacciona nuestro cerebro ante la ingesta de azúcar.

1. La ciencia habla.

Últimamente se publican muchas cosas sobre el tema. El azúcar está omnipresente en la dieta y cada vez somos más conscientes de los peligros de abusar de este alimento.

2. Según esta revisión, el azúcar produce efectos similares a los fármacos que pueden aumentar el riesgo de dependencia. ¿Podemos decir que el azúcar provoca adicción?

Habría que empezar por definir qué es una adicción. Últimamente se utiliza este término con mucha alegría. Por ejemplo, decimos que los jóvenes son adictos al móvil o a los videojuegos, cuando un psicólogo define lo que es una adicción y no es, lo mismo que pasar muchas horas chateando. Por lo demás, sí que parece que algunas de las respuestas que desencadena el azúcar son similares a algunas que desencadenan las sustancias de abuso.

3. ¿Provocaría más adicción que la cocaína o que el alcohol?

Las sustancias adictivas normalmente provocan una respuesta en el nucleus accumbens, que es la parte del cerebro que regula los mecanismos de recompensa y de placer. Estas sustancias provocan una respuesta en esta zona, que es lo que nos crea la adicción y lo que hace que volvamos a sentirlas, y a la vez, si nos privamos de esta sustancia tenemos el llamado síndrome de abstinencia.

4. El comportamiento del cerebro.

Evolutivamente estamos diseñados para que nos guste el azúcar. Cuando la especie homo era cazadora recolectora y vivía en la sabana eran normales las épocas de mucha comida seguidas de épocas de carestía, por lo que los alimentos de sabor muy dulce, como podían ser determinadas frutas o la miel silvestre eran fuentes muy importantes de calorías, algo que no abundaba. Por eso el sabor dulce nos atrae tanto y los postres van al final de la comida, porque aunque estés saciado, siempre encuentras un hueco para el dulce; la evolución ha hecho que nos atraiga el dulce. El problema es que ahora el azúcar está omnipresente, y este es el problema.

5. El consumo de azúcar ha causado un aumento en la ingesta de alcohol durante los períodos de abstinencia de azúcar. Si causa abstinencia, ¿estaríamos ante una droga?

Tiene respuestas similares a una droga, pero pongámoslo en contexto: los opiáceos u opiodies son moleculas que directamente actuan sobre las neuronas y activan los centros de placer y recompensa. El azúcar actuaría de forma indirecta, ya que se absorbe y luego es metabolizado por las células para obtener energía, pero su consumo segrega endorfinas, que serían responsables de estimular el centro del placer, y por tanto, el efecto sería indirecto y con cantidades mucho menores. Comparar azúcar con una droga me parece exagerado.

6. Según un estudio realizado en ratas, el consumo de ciertos azúcares añadidos afectaría negativamente la función hipocampal, los resultados metabólicos y la neuroinflamación cuando se consumen en exceso durante el período de desarrollo adolescente. ¿La ingesta de azúcar podría producir problemas en el desarrollo cerebral de niños y adolescentes?

Los estudios en ratas no siempre son extrapolables. Habría que ver hasta qué punto son significativos de lo que pasa en niños. No obstante, tenemos datos de sobra que nos indican que una dieta rica en azúcares es muy perjudicial para los niños por ser un factor de riesgo para desarrollar obesidad o diabetes en la edad adulta.

7. ¿La dosis hace al veneno?

Siempre.

Sara Tabares es entrenador personal en Valencia y directora de PERFORMA Entrenadores Personales

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?