¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Unionistas receta tres puntos vitales para calmar la ansiedad

Victoria (2-1) con infinidad de ocasiones y tensión durante los 90 minutos

Imagen del club. Unionistas posa antes de que rodara el balón en Las Pistas. /

Unionistas consiguió la segunda victoria de la temporada que sirve para calmar la situación clasificatoria, relajar la ansiedad y sumar de nuevo en casa.

Piojo anotó el primero, cuando el choque todavía estaba muy tierno. A los 30 segundos, centro desde la izquierda, y Piojo remató con acierto a las mallas palentinas. El choque se ponía de cara, lo que daba cierta tranquilidad al equipo tras el inicio irregular de temporada.

Dos córners seguidos, de inicio, fueron lo más destacado en los primeros instantes del choque. Tras el gol, el Cristo Atlético -que llegaba a Salamanca con urgencias en cuanto a puntos en la tabla clasificatoria- no se arrugó. Construía fútbol poco a poco.

Hasta el minuto 18 no pasó nada. Pelayo, del Cristo, remató un centro muy peligroso que se marchó por encima de la meta de Molina tras una gran jugada de Zubi. Los palentinos dominaban y creaban ocasiones con cierto peligro. La manija del encuentro cambió de mano.

Y en el 35, de nuevo, Zubi. Gol que dejó en evidencia a la defensa charra. El jugador, solo y libre de marca, batió en esta ocasión a la línea, muy frágil, de los charros. Las ocasiones para los charros, que no fueron materializadas, pesaban en el marcador.

La peor noticia, la facilidad con la que llegaba el Cristo Atlético al área charra.

El exjugador de Unionistas, Zubi, se gustaba por la banda repitiendo las acciones de calidad que ya practicaba en su etapa con los charros. Eso sí, en el 22 tuvo Manjón una doble oportunidad que no consiguió materializar.

David Gallego, en este partido lateral izquierdo aunque con prolongación por la banda, se incorporaba con bastante peligro al ataque charro. Eso también significó que el Cristo acechaba menos la meta de Molina. Los unionistas se encontraban más a gusto, eso sí, jugando a la contra, a la par que recuperaban el control del choque.

En el 33, Molina salvó al equipo del empate. Zubi, solo ante el portero, avisó de nuevo a los charros de que la diferencia en el marcador era exigüa. La defensa de los charros fue superada en tres toques y el extremeño se colocó delante del meta.

La peor noticia era que el Cristo se colocaba en el área charra con suma facilidad. No obstante, el potencial de Unionistas arriba surtía constantemente de ocasiones a la delantera blanquinegra. Óskar erró frente al meta, y Cristo Medina, abusando del juego en solitario, no pudieron batir al meta palentino. De hecho, Rubo salvó a los suyos tras un cabezazo de León.

Así se llegó al descanso, con tablas y ocasiones peligrosas para ambos.

En la reanudación, y con la tónica parecida tras la conclusión de la primera parte, Unionistas conseguía asociarse más entre los jugadores. El Cristo seguía buscando su oportunidad a la contra, sabedores de la calidad que tienen.

En el minuto 53, Óskar controló un balón que llegó desde la derecha por mediación de Carmona y consiguió anotar para poner de nuevo por delante a los suyos. Los charros mejoraron su imagen y se hacían, poco a poco, señores del partido.

Piojo y Cristo controlaban las bandas y se sumaban al ataque creando peligro. La efectividad de los blanquinegros no está siendo su fuerte en este inicio de campaña. Las tuvieron de todos los colores, fundamentalmente Óskar Martín, que hizo un buen partido.

Los palentinos no se resignaban, y tenían alguna jugada en ataque que ponía en jaque a los unionistas, aunque la superioridad de los charros sobre el césped ahora sí era evidente. Que el partido no se cerrara fue obra, exclusivamente, de la falta de efectividad de los de Salamanca.

El juvenil Motos y Adri Pérez entraron, junto con Obispo, en el terreno de juego. El Cristo bajó sus prestaciones físicas, aunque el resultado seguía tan ajustado que nadie daba por cerrado el choque.

Pero así acabó. Victoria justa y merecida aunque con sufrimiento.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?