¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Qué duda cabe

Los premios Ig Nobel 2017 (Primera Parte)

Hoy toca hablar de ciencia, pero de ciencia improbable. Se han fallado recientemente los premios Ig Nobel 2017, que son como los Nobel, pero los ganadores son experimentos científicos que son cuanto menos raros. Les aseguro que todos estos experimentos son reales.

Por ejemplo, el Ig Nobel de Física se lo ha llevado Marc-Antoine Fardin, por utilizar la dinámica de fluidos para investigar si un gato puede ser sólido y líquido. No se conforman con lo del gato de Schrödinger, que está pero no está. Ahora resulta que quieren saber si un gato es líquido. Con lo poco que le gusta el agua a los felinos, dudo que se prestasen voluntarios para el experimento.

El Ig Nobel de la Paz 2017 se lo han llevado Milo Puhan, Alex Suárez, Christian Lo Cascio, Alfred Zhan, Markus Heitz y Otto Braendli, por demostrar que tocar un didgeridoo de forma regular es un tratamiento eficaz para la apnea del sueño y los ronquidos. Para el que no lo sepa, un didgeridoo es un cuerno gigante que tocan los aborígenes australianos. El cuerno curará los ronquidos, pero dudo mucho que fomente la paz entre los vecinos.

El Ig Nobel de Economía 2017 recayó en Matthew Rockloff y Nancy Greer, por sus experimentos para ver cómo el contacto con un cocodrilo vivo afecta la disposición de una persona a apostar. Yo les apuesto lo que quieran a que si veo un cocodrilo vivo, mi disposición es la de huir por patas. Llámenme loco.

El Ig Nobel de Anatomía 2017 se lo llevó James Heathcote, por su estudio de investigación médica titulado: "¿Por qué los hombres mayores tienen orejas grandes?" Ya les adelanto que la respuesta a este enigma no es que "son para oírte mejor".

El Ig Nobel de Biología 2017 es para Kazunori Yoshizawa, Rodrigo Ferreira, Yoshitaka Kamimura y Charles Lienhard, por su descubrimiento de un pene en las hembras y una vagina en los machos de un insecto que vive en cuevas. Los de Hazte Oir ahora mismo están a punto de infartar. Pero hablamos de ciencia, amigos.

Aunque resulte extraño, todos estos experimentos son reales y siguen el método científico. Puede que suenen estrafalarios, pero nunca se sabe para que pueden llegar a servir estos hallazgos.

Me quedan unos cuantos premios Ig Nobel más, pero de ellos hablaré la semana que viene. Mientras tanto, si les han gustado estos experimentos, les recomiendo que busquen en Internet los Ig Nobel de años anteriores, no tienen desperdicio. Qué duda cabe.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?