¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Guardias civiles y policías, amenazados por los independentistas; abandonados por el gobierno

Así se sienten los agentes de Aragón de ambos cuerpos de seguridad destinados en Cataluña estos días. Varios de ellos han sido desalojados de los hoteles y realojados en instalaciones militares sin condiciones de habitabilidad

La Guardia Civil abandonando un hotel en Calella /

Amenazados, insultados, humillados por grupos independentistas pero también abandonados por el gobierno central. Así se sienten los guardias civiles y policías nacionales de Aragón destinados en Cataluña estos días. Varios de ellos han sido desalojados de hoteles por presiones de los independentistas y trasladados a instalaciones militares que no cuentan con las mínimas condiciones de habitabilidad. Lo denuncian la Asociación Unificada de la Guardia Civil y el sindicato SUP de la Policía Nacional. 

De Aragón han ido unidades de reserva y seguridad ciudadana de la Benemérita. Sienten "vergüenza", señala Cristóbal Soria, portavoz en Aragón de la Asociación Unificada de la Guardia Civil. "Estamos siendo insultados, amenazados" y sienten, además, "una profunda humillación porque nos sentimos abandonados por la institución a la que servimos y en especial por el gobierno [central]" porque "lo mínimo es garantizar que los trabajadores que envías allí puedan trabajar en unas condiciones dignas".  Además, indica que "o estás trabajando o donde estás hospedado; no puedes ir a la calle porque te salen 200 energúmenos insultándote, intentando llegar a la provocación y que ocurra una desgracia".  

Por ejemplo, se han visto obligados a abandonar su alojamiento en hoteles, como el caso de un hotel en Calella, por presiones y amenazas del Ayuntamiento a la dirección del establecimiento y realojados en instalaciones militares sin los servicios mínimos. Son 200 agentes, entre Guardia Civil y Policía Nacional, solo en este establecimiento. 

Pero, además, no saben cuánto tiempo más se va a prolongar esta situación. Gonzalo de Miguel, portavoz del SUP en Aragón, señala que "aparte de la penosidad, en unas condiciones muy complicadas de alojamiento y de manutención, lo que están viviendo allí es servicios de 16 horas diarias y el problema es la durabilidad del servicio" porque "no sabemos los aconteceres políticos a dónde nos va a llevar esta situación". 

La situación es aún más complicada para las familias de los agentes que residen en las provincias catalanas, que "lo están pasando fatal, están siendo amenazadas". Por ejemplo, "el simple hecho de salir a por el pan y ser la mujer de un guardia civil es encontrarte a personas que te insultan", remarca Cristóbal Soria. Por eso, instan al gobierno a que tomen medidas urgentes para estos trabajadores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?