¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CTACYL: las posturas se acercan

Convocada este lunes la esperada reunión a cuatro bandas entre Junta, ASEMAR, San Gabriel y ayuntamiento de Aranda para buscar acuerdos en la puesta en funcionamiento del edificio

Edificio del denominadao Centro Tecnológico Agrario Tomás Pascual (CTACYL) /

El órdago que este verano ponía sobre la mesa la consejera de Agricultura al anunciar una solución para la apertura de CTACYL al margen de sus socios originarios de ASEMAR entra en su recta final. Y parece que las posturas entre los diversos actores de este culebrón están más cerca de lo que las declaraciones públicas han dado a entender en los últimos tiempos. Este lunes están convocados a sentarse en torno a la misma mesa de negociación Junta, ASEMAR, San Gabriel y ayuntamiento de Aranda, que actuará como anfitrión. El objetivo es explorar posibilidades para que este edificio, que lleva cinco años construido, sin uso y deteriorándose, pueda comenzar a utilizarse con un proyecto que incluya tanto a la entidad educativa gabrielista como al tejido empresarial de la comarca. Eso sí, la administración regional ya ha establecido un condicionante innegociable antes de empezar: la consejería ha advertido al resto de las partes negociadoras que más allá de reparar los desperfectos que ha generado el abandono que ha sufrido el edificio no está dispuesta a aportar ni un solo euro más ni para equipación ni para mobiliario ni para ningún tipo de dotación. Pese a todo ASEMAR está dispuesta a acudir a esta reunión para conocer de primera mano en qué condiciones y de qué manera se podría establecer un uso colaborativo de estas instalaciones, posibilidad a la que ha aludido desde el principio el ahora socio preferente de la Junta, San Gabriel Ciudad de la Educación.

Por cierto, igual que se prepara la casa cuando viene un invitado, parece que la visita de la Consejera el próximo lunes a Aranda está provocando los primeros movimientos en el maltrecho edificio: En las últimas horas se han colocado listones metálicos a modo de estructura protectora de los restos que quedan de la cristalera exterior de la planta baja, acribillada a pedradas y con peligro de desprendimiento de los restos de vidrio que aún quedan colgados. Por otra parte esta misma mañana la sala de calderas, también en la planta baja, aparecía con la puerta abierta de par en par, tras seis meses clausurada con candados y una chapa metálica, después de haber sido utilizada como albergue de transeúntes

Recordamos que fue el RAP hace escasamente dos semanas quien instaba a la alcaldesa de Aranda a solicitar esta reunión para buscar una “solución integradora”. Raquel González confirmaba en el último pleno municipal que ya había cursado la petición, que ahora ha sido contestada por la Junta de forma sorprendentemente rápida.

Pese a la negativa a aportar un solo euro más que la consejera de Agricultura se traerá bajo el brazo el próximo lunes, cabe recordar que antes de que se rompieran las negociaciones sobre el uso del CTACYL hace algo más de año y medio, el delegado territorial de la Junta en Burgos manifestó la disposición de la administración regional a colaborar con el tejido empresarial de la de la comarca con la financiación de personal o de servicios auxiliares. Eso sí, Baudilio Fernández-Mardomingo rechazó de forma sistemática cualquier petición económica para el mantenimiento del dentro, aunque sí se comprometió a entregar el edificio en perfectas condiciones, tras reparar los desperfectos que ha sufrido y reponer los elementos que han sido robados.

En aquel momento ASEMAR ya exploró otras posibilidades de financiación en contacto con SODEBUR, organismo de la Diputación Provincial, puesto que tienen calculado en 30.000 euros anuales el coste de mantenimiento del edificio. Recordamos que la sugerencia que ASEMAR presentó a la Junta a finales del año 2015 consistía en un proyecto plural para el desarrollo del sector agroalimentario ribereño, para lo que en su momento contaba con el compromiso del ITACYL de aportar una ayuda económica para los próximos tres años destinada a proyectos innovadores técnica o comercialmente del sector agroalimentario de Aranda y la Ribera, teniendo en el punto de mira especialmente el lechazo asado de Aranda y proyectos de algunas bodegas y de ASEBOR. Un proyecto que quedó en agua de borrajas y sin más negociación cuando la Junta dio por rotas las negociaciones de forma unilateral al considerar inasumibles los 150.000 euros a mayores que pidieron los grupos municipales del ayuntamiento de Aranda para el equipamiento del edificio. Y si el diálogo se rompía a comienzos del año 2016 nada se ha sabido del proyecto hasta que la consejera anunciara este verano su puesta en marcha inminente al margen del proyecto original, que poco después desvelaba esta redacción al conocer que la Junta contaba con San Gabriel para echar a andar el edificio.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?