¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Illunbe vuelve a disfrutar en la ACB

El GBC machaca al Betis en su regreso a Illunbe (94-60) tras un partido soberbio. Primer triunfo del conjunto donostiarra en su regreso a la élite. De nuevo, partidazo de Norel, 25 puntos y 36 de valoración

Jordan Swing realiza una entrada a canasta /

Illunbe vuelve a disfrutar en la ACB. Había pasado mucho tiempo desde la última vez. Porque la anterior etapa en la máxima categoría terminó con mucho sufrimiento, y el año pasado se gozó en el Gasca. Ese 'espíritu Gasca' del que tanto se habló la pasada temporada parece que se trasladó, convertido en un escenario más grande, a Illunbe. La afición disfruto a lo grande. Porque el GBC había completado un partido soberbio, de principio a fin, sin dar conesión alguna al Betis, y con Norel, su mejor hombre que ha empezado de forma impresionante la temporada, en plan estrella. ¿El resultado? +34. Una diferencia muy abultada, porque el GBC maduró el partido hasta terminar por matarlo. El 94-60 al final del encuentro lo dice todo. Los 25 puntos de Norel y sus 12 rebotes, para 36 de valoración, dan cuenta por sí sólo del partidazo que hizo. Pero no es novedad, porque se une a su gran actuación de la primera jornada en Canarias.

La primera parte del GBC fue sencillamente espectacular. Terminó con una diferencia que pocos podían imaginar, tanto que más de uno se podía hasta frotar los ojos y pellizcarse, porque los donostiarras casi doblaban en el marcador al Real Betis Energia Plus, 41-23 ganaba el GBC, mientras en la grada los alrededor de 1.000 espectadores volvían a disfrutar con su equipo en la ACB. Era el comienzo de lo que iba a ser una noche para el recuerdo, porque la máxima categoría del baloncesto nacional regresaba a San Sebastián y lo hacía por todo lo alto.

Ya el arranque de partido había sido muy esperanzador, con un primer cuarto en el que el equipo de Porfi Fisac sentó las bases de lo que sería su rendimiento en el resto del partido. Una defensa ferrea, pero especialmente buenos porcentajes de tiro de campo, con un 50% de acierto, mientras que los bétiso se quedaban en un pobre 30%, gracias a la labor defensiva de los donostiarras. En ese primer periodo Daniel Clrack y Henk Norel tiraban del equipo con buenos porcentajes de tiro y rebote. Era el comienzo de un nuevo recital anotador y rebotador de Norel, otra vez sublime bajo el aro, conviertiendo todo lo que tocaba, siendo decisivo. Es uno de esos jugadores que te permiten crecer y que dan brillo a todo el trabajo preparado durante la semana por un entrenador.

Fisac decidió sentarlo, darle descanso, en el tercer cuarto. Para entonces, el GBC ya ganaba de más de 20 puntos, y la grada de Illunbe le despedía al grito de "MVP, MVP, MVP". No era para menos, porque acumulaba 20 puntos, un tercio de los anotados por el GBC, 9 rebotes, y 2 asistencia. Todo un jugón en potencia. Una joya que conviene cuidar muy bien. Y Fisac lo sabía. El partido estaba encarrilado, y sobre la pista Clarck con 13 puntos y Fede Vanlacke con 10 tiraban del carro y no hacían notar su ausencia. Así llegó el GBC al final del tercer cuarto con Illunbe convertido en una fiesta, gracias a un marcador soñado, una diferencia que se antojaba insalvable para el Betis, 68-43. Los donostiarras estaban rozando la perfección.

El último cuarto tocaba poner la rúbrica a un gran trabajo de todos los jugadores. Y el argentino Van Lacke empezaba aumentado la diferencia a más de... ¡30 puntos! El GBC estaba apalizando al Betis, una circunstancia que hacía mucho tiempo que no se veía en la ACB en San Sebastián. Miquel Salvó anotaba otros dos puntos para hacer más grande la diferencia, y Fakuade lograba 2+1 que hacía levantar de sus asientos a los seguidores. Tocaba disfrutar, porque el GBC se había ganado el derecho a terminar así su primer partido en su vuelta a la ACB. Pero disfrutar matando, aumentando la ventaja, no dando concesiones al rival. Y aparecía el gipuzkoano, Xabi Oroz, el capitán anotaba dos puntos que llevaban el delirio a la grada. Los béticos apenas estaban en los 60 puntos, unos números que hablan de la gran defensa donostiarra.

El GBC terminó el partido gozando de cara al aro rival, con canastas de todo tipo, y recursos de lo más variado, en un alarde anotador que no se esperaba de este inexperto equipo, pero que ya había avisado iba a dar mucha guerra. ¡Vaya que sí! Hasta el final apretó los dientes, sin compasión, como si el partido no estuviese ganado desde el final del tercer cuarto. Fede Van Lacke se unió a la fiesta de Norel y terminó con 17 puntos, igual que Daniel Clarck, con 15 puntos Tan claro lo veía Fisac que le dio la alternativa en ACB al joven Aritz Azpeitia, que recibió el premio a su ayuda entre semana con un debut en la élite. El GBC completaba todo un partidazo en la vuelta de la ACB a Illunbe, que disfruta de nuevo, como hacía tiempo que no lo hacía. Hay equipo en San Sebastián, por si alguien tenia alguna duda. Va a dar guerra, queda constatado. Ha vuelto a la ACB, y quiere quedarse. 94-60 al Betis, más de 30 puntos de diferencia. Pues eso, está todo dicho.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?