XIV SEMANA DE LA ARQUITECTURA

Sáenz de Oiza y su búsqueda de la perfección: Castellana 81

Edificada en 1981 para ser sede de un banco hoy, tras un proceso de rehabilitación de 18 meses, presume de ser uno de los edificios de oficinas más sostenibles y eficientes, con una reducción del consumo energético y de agua de hasta el 50%

Vista superior del edificio situado en la calle Castellana, 81 /

Situada en el centro financiero de Azca en Madrid su construcción se prolongó durante más de tres años, entre 1978 y 1981. Se edificó para ser la sede del entonces Banco Bilbao.

Este edificio fue proyectado y dirigido por el arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza. A él se deben por ejemplo los pabellones del IFEMA o las icónicas Torres Blancas situadas en la Avenida América.

Este Castellana 81, que es como recientemente ha sido rebautizado, consta de 28 plantas y 107 metros de altura. Entre las peculiaridades que rodearon esta construcción es que tuvo que sortear los túneles que discurren justo debajo. Túneles de la Renfe.

En 2015, y tras la marcha del banco, se comenzó una rehabilitación. Unos cambios realizados para posicionarlo como uno de los más sostenibles y eficientes, con reducciones del consumo energético y de agua de hasta el 50%.

Entrada al edificio de Castellana 81 / CASTELLANA 81

Al frente de esta rehabilitación ha estado el arquitecto Antonio Ruiz Barbarin, que además es profesor de la escuela de Arquitectura. Actualmente, es el primer y único edificio de oficinas del Paseo de la Castellana en ostentar la certificación LEED Platino. Otorgada por el US Green Building Council (USGBC) es una de las certificaciones de mayor prestigio a nivel internacional en la evaluación del comportamiento sostenible de los edificios.

Algunas actuaciones de la rehabilitación de Castellana 81 que le han permitido alcanzar esta certificación son una dotación de parking para bicicletas y vehículos eficientes o compartidos, el 95% de los trabajadores tendrá acceso a vistas exteriores, etc. Este edificio es el primero de oficinas de España en ostentar el más alto grado de accesibilidad. Cuenta con la certificación DIGA (Distintivo Indicador del Grado de Accesibilidad) 5 estrellas. Creada por la Fundación Shangri-La. El objetivo es que personas con discapacidad, mayores y embarazadas puede desplazarse con comodidad y seguridad por el edificio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?