¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Micromachismos utilitarios

Marisol Palacios, profesora de Psicología Social de la Universidad de Huelva, nos explica estas "estrategias de imposición de sobrecarga de trabajo a la mujer por parte del hombre"

Manual de Micromachismos

Cuando hablamos de micromachismos estamos haciendo referencia a los comportamientos cotidianos que suponen un obstáculo a la igualdad entre hombres y mujeres, así como a las pequeñas resistencias cotidianas a esta igualdad. Son acciones que a menudo pasan desapercibidas para la gran mayoría de las personas, por tenerlas absolutamente normalizadas e interiorizadas.

Una de las categorías en las que el psicoterapeuta Luis Bonino (2004)* clasifica estos comportamientos cuando se dan dentro de la pareja es la que él llama micromachismos utilitarios. Con esta etiqueta hace referencia a las estrategias de imposición de sobrecarga de trabajo a la mujer por parte del hombre, al evitar éste ciertas responsabilidades. Más que un comportamiento, sería un ‘dejar de hacer’.

Algunas situaciones típicas serían aquellas donde un hombre no se responsabiliza de las tareas que tienen que ver con el ámbito doméstico o con los cuidados de otras personas (hijos/as, personas mayores, personas enfermas, etc.) dejando estas tareas para la mujer, inclusive cuando se trata de sus propios progenitores, o hijos/as de relaciones anteriores. De esta forma, las mujeres están obligadas a hacer un sobreesfuerzo físico y emocional, lo que les resta energía y autonomía vital. Y a su vez, se acrecienta la calidad de vida de los varones a expensas de estos cuidados de la mujer (sin que ellos lo reconozcan la mayor parte de las veces). Esto podría parecer un machismo claro, y no un micromachismo, pero puede darse bajo formas muy sutiles, como por ejemplo, el marido que le dice a su mujer: “Espera, que te ayudo a tender la ropa” o “Me encanta cómo cocinas, prefiero que lo hagas tú porque te sale muy bien”.

Escenas cotidianas donde se observan los micromachismos utilitarios en el ámbito de la pareja hay miles, y a continuación ofrecemos una pequeña muestra con algunas de ellas: cuando es la mujer quien tiene que decidir el planing semanal de comidas de toda la familia; quien hace la lista de la compra (aunque sea otro quien vaya al supermercado); quien se encarga de pedir las citas médicas de los/as hijos/as; asiste a las reuniones del colegio; hace el cambio de armario de toda la familia cada temporada; se preocupa de que los/as hijos/as hagan sus tareas y de coordinasrse con las madres de los compañeros/as de sus hijos/as cuando tienen que hacer trabajos; organizar las fiestas de cumpleaños; comprar regalos; escribir la carta de toda la familia (a veces incluso para ella misma) a los Reyes Magos y al Ratón Pérez… y un largo etcétera. De vez en cuando recibirá un ofrecimiento de ayuda, pero ojo, si alguien te ayuda es porque la responsabilidad es tuya, no de la otra persona.

¿Cómo romper con este tipo de (micro)machismo? Con el antídoto de la CORRESPONSABILIDAD.

Escrito por Marisol Palacios, profesora de Psicología Social de la Universidad de Huelva

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?