¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Contenido patrocinado

Pechos firmes después de ser mamá

La cirugía permite soluciones muy naturales para la pérdida de volumen y el descolgamiento mamario

La mayoría de las mujeres sufre pérdida de volumen y/o descolgamiento de las mamas después de dar a luz y debido también a la lactancia. Es evidente el cambio que experimentan los senos como consecuencia del efecto hormonal. Según el doctor Pedro Cormenzana, cirujano plástico estético de Policlínica Gipuzkoa, "durante la gestación y la lactancia, la mujer experimenta un aumento en el volumen de las mamas de hasta dos tallas debido a la descarga hormonal que se produce en la gestación. Una vez que da a luz y tras la lactancia, se produce una involución -una pérdida de volumen o vaciamiento-". Es la causa que explica el descolgamiento de los senos, la piel sobrante y la pérdida de elasticidad y turgencia de los tejidos.

Mamoplastia de aumento / Pedro Cormenzana

Cuando una mujer da a luz, pueden darse diferentes escenarios. Por una parte, hay mujeres que pierden volumen y, sin embargo, su piel no ha sufrido una caída o descenso de la areola. "En estos casos, explica el doctor Cormenzana, se colocan unos implantes anatómicos de última generación, implantes con mucha proyección y que pueden elevar hasta 1 ó 2 centímetros el complejo areola-pezón. Realizamos, por tanto, una mamoplastia de aumento que es una intervención sencilla con buenos resultados".

Además de pérdida de volumen, puede darse el caso de que la areola haya descendido. En ese caso, se colocan unos implantes y se realiza una elevación -pexia del complejo areola-pezón- para recolocarlo.

Tipos de implantes / Pedro Cormenzana

Según explica el doctor Pedro Cormenzana, un tercer escenario es aquel en el que se da pérdida de volumen y un descolgamiento severo. En esos casos, se colocan los implantes, se eleva el complejo y se reconstruye la mama retirando más piel "porque se ha producido una gran cantidad de sobrante fruto del cambio de volumen".

Con el avance de la técnica han cambiado los tipos de implantes utilizados. Desde hace diez años, el 95% de las mujeres solicitan los llamados 'implantes anatómicos', en forma de pera o gota, mucho más naturales que los redondos. Según el doctor Cormenzana, "el resultado es una mama de aspecto muy natural". No obstante, insiste en la importancia de la labor del cirujano, ya que de su trabajo, además del tejido existente y del tipo de implante, depende el resultado final. "Lo importante es la seguridad y la garantía en los resultados", detalla.

Incorporación inmediata

El postoperatorio depende de la forma de manipular los tejidos por parte del cirujano. "Una cirugía poco traumática y delicada redundará en menos molestias para la paciente una vez intervenida, es muy importante anular el dolor".

Dr. Pedro Cormenzana

"Una cirugía poco traumática y delicada redundará en menos molestias para la paciente"

En una semana, la mujer está al 80% y puede hacer prácticamente vida normal. En quince días, se encuentra ya muy recuperada y a partir de las 3-4 semanas ya puede realizar actividad física.

La cirugía estética ha experimentado un repunte superior al 20% en los últimos dos años, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre). La mamoplastia de aumento, la elevación y la reducción de pecho son las intervenciones más demandadas en las mujeres.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?