¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Virgen de Begoña y la 'hucha txikitera'celebran su día

La celebración de la patrona de Bilbao comienza en el Casco Viejo y recorre sus principales calles

Virgen de Begoña 'txikitera' /

Boni García, portavoz de la restauración de la imagen de la Virgen, Javier Diago, presidente de la Cofradía Nuestra Señora de Begoña, y Jon de Miguel, Romero de Honor 2017, han pasado por el programa para hablarnos del día de la 'Amatxu', la fiesta de los 'txikiteros' y la restauración de la talla de la calle Pelota del Casco Viejo.

Nos han explicado que entre los txikiteros bilbaínos existe la costumbre de donar la calderilla que sobra del pago de las rondas, que ahora depositan en la referida Hucha Txikitera, desde el año 2008 ornada con la singular talla mariana de la Amatxu Txikitera.

Sostiene en su mano derecha un típico vaso de vino de los de txikitero, de los “de culo”, y está empotrada en la esquina de la calle Pelota con Santa María, por ser el único punto del Casco Viejo desde el que a pie de calle puede verse la Basílica de Begoña.

Tiene su origen en las huchas que, en la década de los 50 y principios de los 60 del pasado siglo, había en todos los bares del Casco Viejo para recaudar dinero, las llamadas "perras", céntimos de entonces, para el Asilo de Huérfanos de la Villa, popularmente conocidos como "los niños de la Casilla", en referencia al lugar de ubicación de este establecimiento, cuya desaparición, como consecuencia del mejor funcionamiento de nuestros servicios sociales, llevó a la actual diversificación del destino de los fondos recaudados en la Hucha Txikitera, que se entregan anualmente en el mes de octubre.

Por otro lado, el anagrama de esta acción solidaria, única en el mundo y que constituye una de las peculiares señas de identidad de esta Villa, a la que podemos calificar como la primera ONG bilbaína (y puede que mundial), el popular "Txakur Txiki" (que representaba el reverso de una moneda de 10 céntimos, "perra chica" de las de entonces, y un vaso de txikito de los de culo), que en aquellos años llegó a ser la insignia de distinción de bilbainidad, se ha perpetuado adaptándose, en 1997, como el anagrama de la Fiesta de los Txikiteros que desde 1964 se celebra en Bilbao coincidiendo con el 11 de octubre, festividad de la Amatxu de Begoña, Patrona de Bizkaia, para homenajear a los hombres y mujeres que han sabido mantener la costumbre del txikiteo, el salir a la calle para compartir la vida, y reivindicar la trascendental importancia de esta una forma de relación cívica, imprescindible para garantizar la solidaridad y la integración social.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?