¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La clase social y el nivel educativo condicionan el acceso al sistema sanitario

Un estudio de la UPV,encargado por Medicus Mundi, alerta de las amenazas al derecho a la salud en Euskadi

Bajo el título "Amenazas al derecho a la salud en Euskadi. Desigualdades sociales y procesos de privatización en el sistema sanitario" este estudio ha sido elaborado entre 2014 y 2016 por el OPIK-Grupo de investigación en determinantes sociales de la salud y Cambio Demográfico de la UPV-EHU, a petición de Medicus Mundi Araba, Medicus Mundi Bizkaia y Medicus Mundi Gipuzkoa.

.De los resultados de la investigación se desprende que el acceso al sistema sanitario vine condicionado por dos parámetros: las desigualdad social y la privatización son una amenaza al derecho a la salud.

 En lo que a la desigualdad social como amenaza al derecho a la salud, se refiere, este estudio concluye que en la CAV existen desigualdades sociales en salud según el nivel de estudios, el género, la clase social o el lugar de nacimiento. Estas desigualdades se heredan y la salud de la población infantil y adolescente está influida por las características socioeconómicas de sus progenitoras y progenitores y de los hogares donde residen. A modo de ejemplo, la esperanza de vida se incrementa a medida que aumenta el nivel de estudios, y también varía en función del territorio de residencia. El estudio concluye que en la CAV existen desigualdades sociales en salud según el nivel de estudios, el género, la clase social o el lugar de nacimiento.

Condicionantes que hacen que por ejemplo la esperanza de vida de un barrio desfavorecido de Bilbao sea de 10 años menos que en un barrio de Gazteiz para los hombres o de 7 años para las mujeres.

 En lo que a privatización sanitaria, la investigación es concluyente. 9 de cada 10 personas son favorables a que la sanidad sea financiada por completo a través de impuestos y con cobertura universal, pero sí que es verdad que los procesos de privatización van en aumento y prueba de ello es que uno de cada cuatro euros de gasto total en salud en Euskadi es de financiación privada. El Gobierno vasco destina el 10% de lo que invierte en asistencia sanitaria a la contratación de empresas u organizaciones privadas, cantidad que ha disminuido en los últimos años.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?