¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Condenan al conductor del autobús a tres años y dos meses de cárcel

No podrá conducir durante cuatro años y tiene que abonar casi 90.000 euros en indeminzaciones a tres pasajeros que habían reclamado al no estar de acuerdo con las compensaciones recibidas

Ramón González, el conductor del autobús que sufrió un accidente en julio de 2013 ha sido condenado a tres años y dos meses de cárcel por nueve delitos de homicidio por imprudencia grave y otros trece delitos de lesiones por imprudencia grave. Además no podrá conducir durante cuatro años y seis meses.

El Juzgado de lo Penal considera probado que Ramón González comenzó a conducir el día 8 de julio conociendo que tan solo había realizado un período de descanso, entre la jornada anterior y la de ese día, de 7 horas y 15 minutos, frente a las 9 horas de “período de descanso diario reducido” que debía cumplir como conductor profesional. Eso supone una disminución del 20% de la jornada de descanso, y él sabía que ello le provocaba que disminuyera su capacidad de percepción, atención y reacción en el manejo del autocar.

Según el relato de los hechos que se recoge en la sentencia, cuando circulaba por la N-403, en un tramo recto, "el vehículo que conducía el acusado comenzó a salirse de la vía, hacia su derecha, sin que se apercibiera de ello ya que sufrió una disminución en su nivel de consciencia que derivó en una disminución del estado mental de alerta circulando con el vehículo sin control, llegando a alcanzar una velocidad de entre 108.8 Km/h y 110 Km/h, superando el acusado la velocidad máxima permitida para el vehículo que conducía de 90 Km/h en un 16´92%".

A es velocidad chocó contra el talud rocoso con su parte frontal derecha y "a partir de este momento el autocar comenzó a raspar con la pared de roca durante 29´75 metros. A consecuencia de los impactos y de la fuerza centrífuga, siete pasajeros fueron expulsados fuera del vehículo, a través de las ventanas, al carecer de sujeción alguna en los asientos en los que se encontraban, falleciendo. De estos siete pasajeros, seis de hallaban en el lateral derecho del autocar. Después de ello, el autobús continuó impactando contra la pared rocosa del talud, arrancando algunas señales de tráfico, y colisionando con una barrera de seguridad metálica, hasta que el autobús se detuvo sin que el vehículo llegara a volcar".

El conductor y la aseguradora tendrán que abonar casi 90.000 euros en indemnizaciones a tres de las víctimas que habían de las que también es resposable subsidiaria la empresa CEVESA que realizaba la ruta. La Junta de Castilla y León ha sido absuelta de cualquier responsabilidad por el accidente que ocurrió en la ruta de transporte regular que une Serranillos con Ávila.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?