¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El BNG reclama un dispositivo antiincendios todo el año

La alcaldesa de Lobios no duda de la autoría humana en los tres incendios que ha registrado el municipio

Descarga de un avión antiincendios en Chandrexa de Queixa / Brigada Marroxo

La situación de los montes ourensanos ha llegado hasta el Parlamento de Galicia, donde el BNG ha reprochado a la Xunta la desactivación del dispositivo de refuerzo para los servicios de extinción de incendios ante las condiciones de falta de lluvia y altas temperaturas que se están dando en el comienzo de otoño en Galicia.

Para la formación nacionalista, ante las extremas condiciones climatológicas que registra la Comunidad gallega, la decisión de la Xunta de desactivar el operativo de refuerzo de los servicios de extinción fue una tremenda imprudencia, como evidencia que hace dos o tres días empezasen a llamar otra vez a los trabajadores fijos discontinuos de los equipos contra incendios.

No obstante, el BNG cree que el gran problema en Galicia continúa siendo la prevención y la existencia de un dispositivo de extinción tan heterogéneo, en el que hay brigadas de todo tipo que no comparten un mismo modelo en cuanto a preparación. Reclaman, para paliar ese problema, r un dispositivo público que esté alerta los 365 días al año.

También ha levantado la voz sobre este problema la alcaldesa de Lobios, María del Carmen Yáñez, quien ha subrayado que todo apunta a que los incendios forestales que afectan al Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés son intencionados. "Si no se vuelven a reproducir la situación es de calma", ha sostenido, para recalcar que "no hay ningún peligro". La alcaldesa de Lobios ha lamentado que el fuego afecta "a una de las zonas más importantes del parque natural". Se trata de un área arbolada "de gran riqueza ecológica".

Por ello, ha llamado a la población tener cuidado con el entorno natural porque "la naturaleza es un bien que deberíamos preservar, cuidar y disfrutar". "Para dejar a nuestros hijos y la gente que quiera venir a visitarlo", ha apostillado

Según las últimas estimaciones de la consellería de Medio Rural, en estos momentos hay seis municipios de la provincia de Ourense que registran un incendio forestal superior a las 20 hectáreas; habiéndose perdido aproximadamente 1.544 hectáreas de monte. Comenzando por el punto más grave, el concello de Lobios, uno de los frentes ha quedado extinguido y otros dos permanecen bajo control, todos en la zona de Río Caldo. La superficie total quemada ha alcanzado las 791 hectáreas, con 41 agentes forestales, 153 brigadas, 60 motobombas, seis palas 21 helicópteros y ocho aviones desplegados en la zona; reforzados por efectivos de la Unidad Militar de emergencias.

La segunda zona más castigada por los incendiarios ha vuelto a ser Vilariño de Conso, que en estos momentos registra focos en las parroquias de Chaguazoso, Sabuguido, Castiñeira y San Cristovo. Están desplegados 19 agentes forestales, 45 brigadas, 29 motobombas, 3 palas, 8 helicópteros y seis aviones que luchan para evitar que no se pierdan más de las 530 hectáreas que ya han ardido.

Otras 125 hectáreas se han perdido en Vilar de Barrio, donde se encuentran en estos momentos, 11 agentes forestales, 23 brigadas, 10 motobombas, 1 pala , 8 helicópteros y 2 aviones. Menor es la superficie calcinada en Chandrexa de Queixa (53 hectáreas), donde hay frentes en la propia Chandrexa y en la parroquia de Requeixo. Están desplegados en el concello 9 agentes forestales, 14 brigadas, 6 motobombas, 1 pala y 4 helicópteros.

Los dos incendios de menor intensidad en esto momentos se registran en Melón donde han ardido 24 hectáreas y Manzaneda, que ha perdido otras 21.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?