Cesan al Director de la Residencia de Arganda investigada por la Fiscalía

La Consejería de Políticas Sociales ha recolocado a otros directores de centros de mayores, pero engloban estos cambios dentro del plan de residencias y no los relaciona con las tres muertes denunciadas en los tribunales

Residencia de Arganda /

La Consejería de Políticas Sociales ha reestructurado la dirección de las varias residencia de mayores de la Comunidad de Madrid. Entre esos cambios, según ha podido saber la Cadena SER, el departamento que dirige Carlos Izquierdo ha decidido destituir al director de la residencia de ancianos de Arganda del Rey, centro investigado por la Fiscalía, después de que una de sus residentes falleciese en el hospital tras sufrir la semiamputación de su pie tras una grave caída en la habitación de esta residencia.

La Comunidad de Madrid cesa a Pablo F. Corujo como director, pero seguirá trabajando en el mismo centro, recuperará su plaza de médico de la residencia, “porque es personal laboral”, explican a la SER fuentes de la Consejería de Políticas Sociales. Es decir, el enfermero, Jesús Navarro que llevó a la Fiscalía la muerte de esta anciana de 83 años, tendrá que trabajar cara a cara con la persona que gestionó aquella tragedia, investigada ahora por los tribunales, después de la petición de la Fiscalía que solicitó investigar si la Comunidad de Madrid tiene algún tipo de responsabilidad administrativa en la muerte de esta ancianda dada la escasa falta de profesionales que trabajaban aquella noche.

La vacante en la dirección de este centro será cubierta por el actual Director de la Residencia Santiago Rusiñol, de Aranjuez.

La Consejería de Políticas Sociales también ha cambiado la dirección de la Residencia de Alcorcón, pero en este caso más que una destitución parece un premio porque la exdirectora, Inmaculada Toledo seguirá siendo directora pero de otra residencia, la de Vista Alegre en Carabanchel. En el caso de Alcocón, sobre ese centro pesan dos muertes que están en los tribunales, la de un hombre de 82 años que apareció muerto en el jardín de la residencia después de pasar toda la noche a la intemperie, y el de una anciana, que según denunció su hijo, murió tras sufrir una obstrucción intestinal es pasado mes de febrero por falta de atención médica.

Para la Comunidad de Madrid todos estos cambios se engloban dentro del plan de residencias de la comunidad y no los relaciona con las tres muertes denunciadas en los tribunales que se produjeron este año. No opinan lo mismo desde la Asociación por la Dignidad de las Personas Mayores en Residencias que esperaban más, “estos cambios me indignan porque en cualquier residencia en la que se hubiese producido una muerte por mala praxis como estas, se habría inhabilitado a sus directores”, apunta María Ángeles Bueno, Presidenta de la plataforma por la dignidad de las personas mayores en residencias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?