¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Centenario de Paco Alba

Los pajeros, la primera comparsa de Paco Alba

Milián Oneto y Sergio Carrillo interpretan el pasodoble 'Porque a Dios le dio la gana'

En 1960 los organizadores del Concurso de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, incapaces ya de poder calificar por igual a las chirigotas convencionales que a los grupos que llevaba trayendo Paco Alba desde 1953, deciden cambiar las reglas. Aquel año nace la modalidad de la comparsa. Los responsables del certamen trataban así de encajar un nuevo estilo, una nueva forma de entender la fiesta y sus coplas. El autor de Conil pasó a la historia como el creador de la comparsa. Y su primera comparsa fue oficial fue 'Los Pajeros'.

Alba estrenó la modalidad con un tipo de pueblerino, con acento de cateto, con aires de campo. Pero, como venía haciendo en los años anteriores, su repertorio tenía más profundidad. Llevaban un burro en sus actuaciones y los componentes recordaban años después como el autor les explicó 'Platero y yo', de Juan Ramón Jiménez para que entendieran mejor a sus personajes.

En el homenaje que Radio Cádiz dedica a Paco Alba en el centenario de su nacimiento, la cantante Milián Oneto y el guitarrista Sergio Carrillo han elegido versionar el mítico pasodoble 'Porque a Dios le dio la gana', quizá la letra más recordada de 'Los pajeros'.

"Para mí, Paco Alba es el origen de todo. Es el adelantarse a su tiempo. Es exquisitez. El cuidado extremo en todo lo que hacía. Es la base de toda agrupación actual", sentencia Oneto. "Él era muy aficionado a la lectura, él defendía que los componentes interpretaran su repertorio sabiendo lo que quería decir. Era una manera de escribir con conceptos e ideas más adelantadas a la media general, y, por eso, empleaba tiempo explicando a su grupo de dónde venían las cosas".

Ésta es la letra original que cantaron en 1960 'Los pajeros':

PASODOBLE 'PORQUE A DIOS LE DIO LA GANA' (LOS PAJEROS, 1960)

Porque a Dios le dio la gana,

y a sus divinos caprichos,

es la ciudá gaditana

la más soberana

de toas las que jizo.

Y si tenemos levante

es porque es viento castizo,

un viento mu refrescante

que nunca fue amante

de ningún fenicio.

Tierra de sal y de espumas

que embriaga la bruma

tu hermosa bahía,

la que le meció su cuna

al cante por alegrías.

La que el navegante

por ella suspira

cuando palpitante

ve su bola negra

en la Torre Tavira.

Cai de mis penas,

eres mi pasión

con tus barquitos de velas.

Que son de canela

y son de limón.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?