¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Adiós a las sujeciones en las residencias Orpea

Eliminan de los elementos de sujeción al 100% de los residentes para mejorar su calidad de vida

La dirección ha celebrado unas jornadas de puertas abiertas en Pinto para dar a conocer las obras de remodelación acometidas en los dos centros que hay en Pinto. /

Combatir la ansiedad, el nerviosismo o la sensación en encarcelamiento y mejorar la movilidad, la dignidad y la esperanza de vida son sólo algunos de los beneficios que proporciona la política de tolerancia cero con las sujeciones a las que se han adherido las residencias Orpea, que acaban de celebrar unas jornadas de puertas abiertas en Pinto para dar a conocer las obras de remodelación acometidas en los dos centros con los que cuenta la firma en la localidad.

Según la directora del centro Orpea 2, Belén Fernández, las ventajas son muy importantes “tanto a nivel físico como emocional” aunque hay que acometer un trabajo previo con los familiares y con los propios trabajadores del centro porque también se asumen riesgos que, sin embargo, “compensan los beneficios” para el residente.

Directivos del Grupo Orpea durante las jornadas de puertas abiertas en Pinto / Grupo Orpea

“Disminuye la mortalidad, se incrementa la esperanza de vida y la dignidad de la persona” y se obtienen mejoras en “la movilidad, el equilibrio, la alimentación o el tono muscular”, entre otras, un cambio “radical” para el residente que logra una “evolución” muy satisfactoria, según Fernández.

Para ello se han acometido obras de rehabilitación y acondicionamiento en las dependencias de las residencias Orpea de Pinto que se han traducido en una “mejor accesibilidad, una mayor comodidad y una más amplia funcionalidad” en unas instalaciones donde prima, según la directora, la “transparencia”.

“Cualquier familiar puede venir a pasar un rato con su ser querido o ver cómo se desenvuelve en las tareas cotidianas sin un horario preestablecido. No hay problemas de horarios, siempre respetando un mínimo de intimidad para el residente”, explica Fernández, para quien esto se traduce en una mayor “sensación de tranquilidad” y un trato “familiar y cercano” porque “en todo momento pueden ver cómo trabajamos”.

Se acabaron los “terribles” purés

Las residencias Orpea han acometido además otra “revolución”, en este caso contra la monotonía y el sabor único de los consabidos purés para los mayores con problemas de deglución, gracias a la alimentación texturizada, una nueva técnica gastronómica que les permite volver a disfrutar de los sabores de la comida de siempre.

“Se trata de separar los diferentes elementos de un plato para que puedan apreciar y diferenciar su sabor y textura”, explica Fernández, para quién el éxito de la técnica ha sido tal que muchas veces los propios familiares “lo prueban y se sorprenden del aspecto y sabor” de lo que antes era un anodino puré.

En la sala Snoezelen los residentes con un alto grado de dependencia pueden reaccionar ante estímulos olfativos, visuales o sonoros. / Grupo Orpea

Los cambios acometidos en las nuevas instalaciones de Orpea han permitido además dividir las estancias en unidades de vida y habilitar espacios adaptados a las necesidades concretas de sus residentes, con terapias de estimulación emocional, jardines terapéuticos o áreas de reminiscencia como la sala Snoezelen donde los residentes con un alto grado de dependencia pueden reaccionar ante estímulos olfativos, visuales o sonoros.

“En la actualidad Orpea cuenta con 44 residencias y 25 centros de día en toda España, así como con una clínica de salud mental tras la adquisición de la clínica López Ibor”

Grupo Orpea está presente en un total de 10 países, entre ellos Alemania, Francia, Italia, China o Bélgica, entre otros, que suman 755 establecimientos y 43.000 empleados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?