¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BASKONIA 63 VALENCIA BASKET 80

Hacer de la necesidad virtud

Los ajustes de Vidorreta en la rotación funcionan y el equipo taronja se pasea en el Buesa Arena con cinco jugadores en dobles figuras

GRA54. VITORIA, El base estadounidense del Valencia Basket, Erik Green (d), y el escolta francés del Baskonia, Rodrigue Beaubois, en una jugada del partido correspondiente a la jornada de la Euroliga disputado hoy en el pabellón Fernando Buesa de Vitoria. EFE, David Aguilar / ()

Las cosas como son. El arranque de temporada de Valencia Basket tiene un mérito enorme. El equipo que dirige Txus Vidorreta acudía esta noche a Vitoria sin su mejor base (Diot), su mejor defensor, (Sastre) unos de los mejores jugadores en la historia del club, determinante en los últimos playoffs (San Emeterio) y el interior más intimidador del roster (Williams). A pesar de todo ello, el conjunto taronja regresa a casa con una victoria de las que marcan un punto de inflexión en competiciones tan largas y exigentes como esta Euroliga. 

Éramos pocos y parió la abuela. El jugón Erick Green sufriendo con un dedo dislocado desde el arranque de partido. Su voluntad de seguir tras pasar por el banquillo para que le recolocaran el hueso define el compromiso y la sinergia de grupo que Valencia Basket sigue teniendo a pesar del relevo en la dirección técnica. Vidorreta, como Pedro Martínez, ha sabido entender los roles que maneja y la química de grupo ya es una realidad a pesar de que la temporada aún no ha cumplido su primer mes.

El triunfo taronja se explica desde la defensa. Especialmente en el primer cuarto (13 puntos encajados) y toda la segunda mitad (24 puntos encajados). La aportación a base de alma y talento de Shengelia y el inicio de encuentro a cargo de Jayson Granger fueron las únicas concesiones que permitió el equipo de Vidorreta a un rival directo, tanto en la máxima competición continental como en ACB.

El excelente trabajo defensivo colectivo tuvo el efecto habitual: buenos ataques. Valencia Basket empieza a pasarse la pelota en estático como lo hacía la pasada campaña. Con paciencia, explotando los picks arriba de Dubi y Pleiss y castigando las facilidades que Baskonia concedía durante toda la noche en el lado débil. El triple fue una completa bicoca (12/24, 50%) para las muñecas calientes de Abalde, Green o Doornekamp.

Y luego están los detalles. La importancia de los detalles. Pequeños aspectos del juego que importan mucho. Valencia falló diez tiros libres en la derrota contra Khimki que abría su participación en Euroliga. Esta noche en Vitoria, un fallo. Serie casi impecable (22/23, 95'7%) para un EQUIPO con mayúsculas que no ha llegado a la élite del baloncesto europeo para ser una comparsa. En La Fonteta habita un grupo de jugadores dispuesto a competir y seguir ganando títulos. Su puesta en escena de hoy en Vitoria así lo atestigua. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?