¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Manolo Cornejo, un maestro de la chirigota

Chico, Leo y Cristóbal Cornejo cantan a Don Adolfo una emotiva copla en SerxCuatro

La chirigota sigue llorando a Manolo Cornejo. Un chirigotero de los que dejan huella sobre las tablas y fuera del teatro. "Un maestro" para sus compañeros, para sus amigos de la fiesta.

"Manolo no afinaba, no sabía tocar la guitarra ni nada, pero era el que llevaba todo". Dice Chico Cornejo. Su otro primo, Cristóbal recuerda que "una de las miles de anécdotas" que se puede contar de Manolo "era muy asustadizo", siempre se estaba asustando por todo y nos reíamos mucho con él".

"En Carnaval se ponía muy nervioso, después de comer ya había que dejarle de hablar. Se le veía nervioso, aunque no se la transmitía al grupo", dice su hijo Leo. "Manolo era un hombre de concurso. No le gustaba ensayar sólo para la calle, pero no tenía ese veneno, no era un fanático. Escuchaba a las otras agrupaciones sin buscarle el fallo, las escuchaba porque les gustaba", recuerdan sobre Don Adolfo.

Sin duda, fue ese uno de sus 'papeles' principales, aunque de las chirigotas que más presumía eran los "Los Barbacoas y  Una chirigota con clase, que ese papel hizo que se conociera".

Así recuerdan sus amigos de la chirigota y su familia a Manolo Cornejo, a Don Adolfo. Un hombre bueno, un maestro, la guía de uno de los grandes grupos de la fiesta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?