¿Desde cuándo son de colores las fachadas del casco antiguo de Cuenca?

¿Y por qué tienen un cerco de color blanco? ¿Saben que tiene que ver con una medida de seguridad? Lo hemos explicado en ‘Hoy por Hoy Cuenca’ con el arqueólogo conquense Santiago Domínguez

Arco iris sobre las casas con fachadas de colores de la calle Alfonso VIII de Cuenca. / ()

Las fachadas del caso antiguo de Cuenca declarado Patrimonio de la Humanidad se caracterizan por estar pintadas de colores llamativos que le conforman una luminosidad única. Además, las puertas y ventanas están bordeadas de un marco o de un cerco blanco que se llama blincada. Pero esto no ha sido así siempre. Según nos ha contado en ‘Hoy por Hoy Cuenca’ el arqueólogo conquense Santiago Domínguez, de la empresa Ares Arqueología, fue a lo largo del siglo XIX cuando se puso de moda pintar las fachadas de colores.

Entrevista con Santiago Domínguez en 'Hoy por Hoy Cuenca'. / Paco Auñón

“En las vistas que Anton van den Wyngaerde realizó de la ciudad de Cuenca en 1565 todas las casas son blancas”, explica Domínguez. “Y no porque el autor no quisiera usar colores, porque después tenemos pinturas de avanzado el siglo XVIII y las fachadas siguen siendo blancas o de mampostería, es decir, sin pintar de colores”. El arqueólogo explica que “fue a lo largo del siglo XIX o ya en el siglo XX cuando se empezó a pintar las fachadas de colores”.

Ilustración de Cuenca en 1565 obra de Anton van den Wyngaerde. / march.es

Las blincadas blancas

Es por entonces también cuando se empezó a pintar entorno a las puertas y ventanas unos marcos o cercos de color blanco que se llamaron blincadas. El motivo de pintarlas y el nombre están relacionados. “En una ciudad no iluminada como la conocemos en la actualidad, oscura por las noches como debía ser en el siglo XIX, si se pintaba un cerco blanco alrededor de las ventanas se facilitaba poder ver en la oscuridad si alguien entraba o salía”, explica Domínguez. “Es, ni más ni menos, que una medida de seguridad para ver a los ladrones en la oscuridad de la noche. Y el nombre le viene de eso, de blincar por las ventanas. Por eso se llamaban blincadas”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?