¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Deportes

Las Palmas salió a defenderse y acabó goleada

El Madrid gana con goles de Casemiro, Asensio e Isco en un partido en el que Cristiano terminó con el gesto torcido por no marcar

 

Volvía el Madrid a casa después de dos partidos y dos derrotas lejos del Bernabéu. La primera en Girona en Liga y la segunda en Champions frente al Tottenham. Y estaba el ambiente un pelín enrarecido en el feudo blanco, que no se calmó en el primer acto, donde el Madrid volvió a deambular por el campo, pero que calmó con su buen criterio Isco y con un gol para el recuerdo Marco Asensio.

FICHA TÉCNICA:

Real Madrid: Casilla; Nacho, Vallejo, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (Marcos Llorente, m.67), Kroos (Ceballos, m.83), Isco; Marco Asensio, Benzema (Lucas Vázquez, m.75) y Cristiano Ronaldo.

Las Palmas: Lizoain; Macedo, Ximo, Lemos, Bigas, Dani Castellano; Javi Castellano, Vicente Gómez (Remy, m.64), Aquilani (Hernán, m.83), Vitolo; y Calleri.

Goles: 1-0, m.41: Casemiro. 2-0, m.56: Asensio. 3-0, m.74: Isco.

Árbitro: Sánchez Martínez (Comité Murciano). Amonestó a Isco y Kroos por el Real Madrid; y a Ximo Navarro por Las Palmas.

Inciencias: encuentro correspondiente a la undécima jornada de LaLiga Santander disputado en el Santiago Bernabéu ante 67.120 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exfutbolista del Real Madrid Manuel Sanchís.

Zidane escogió para este duelo al joven Vallejo, que estuvo más que correcto, como pareja de Ramos en el central de la zaga y a Nacho para el flanco derecho. Modric se quedó en el banco y junto a Casemiro, Kroos y Modric, jugó Marco Asensio. Por su parte Ayestarán, que vio cómo antes habían sacado de sus visitas al Bernabéu puntos el Valencia, el Levante y el Betis, planeó un equipo muy poblado atrás con una defensa de cinco, con Bigas, Lemos y Ximo Navarro como centrales.

Ante ese panorama al Madrid se le vio tan raquítico de ideas como en los últimos partidos. Primero se le notó hasta apático y luego ansioso. Igual Cristiano regañaba a los recogepelotas en el minuto 13 por no devolver rápido una pelota que igual no se movía ni un sólo jugador para pedir la pelota.

Todo pudo ponerse de cara para los de Zidane muy pronto en un mano a mano entre Benzema y Raúl Lizoain en el minuto 3, pero el francés erró. También el equipo canario pudo adelantarse en el minuto 13 porque Vitolo ya había superado a Casilla por debajo de las piernas cuando Vallejo ahuyentó de allí la pelota.

A partir de ahí el Madrid dominó la pelota, pero con ella cada uno hizo la guerra por su parte. Cristiano, Benzema y hasta Nacho, que cerca anduvo de hacer gol con un tiro desde la frontal del área. En toda esta maraña de acciones individuales de las que tira el Madrid estos últimos tiempos el único que se ve con un punto de lucidez es Isco, que volvió a destacar sobre el resto. Porque no sólo ordena, sino también asiste y marca. Suyo fue el tercero de los blancos.

El otro nombre propio del Real Madrid esta noche fue el de Marco Asensio. De sus botas nació la jugada del primer gol que terminó con un testarazo de Casemiro y marcó el segundo. ¡Y qué segundo! El balear mandó un obús con su bendita pierna izquierda a la esquina derecha de la meta de Raúl. La pelota no la vio ni el portero de Las Palmas ni el resto de las casi 70.000 personas que había en la grada. Un tiro potentísimo que acabó dentro y que levantó a la hinchada de sus asientos.

Antes de ese gol de Marco Asensio pidió un penalti el Madrid por un derribo a Casemiro dentro del área y pidió otro el equipo canario porque el mismo Casemiro, que tenía amarilla y al que Zidane cambió luego por Marcos Llorente, agarró de la camiseta a Vitolo. No pitó el árbitro ni uno ni otro, pero enfadó a todos.

El tercero del Madrid llegó cuando el partido ya era una locura. Con Las Palmas volcado en el área de Casilla, el equipo blanco bordó una contra de libro. Un pase en largo de Asensio para Cristiano, que cabalga por la banda derecha y manda con un centro medido la bola a Isco, que remata para aumentar la renta de los blancos.

Entonces llegó el momento Cristiano en su máxima expresión. El portugués, que ni celebró el gol de Isco, quiso a toda costa hacer un gol que aumentase esta estadística que tanto le obsesiona y en la que luce un solo gol en Liga. No llegó y le hizo marcharse con cara de pocos amigos.

Esta victoria del Madrid ante Las Palmas, que tan sólo tiene seis puntos, calma un poco los ánimos en la casa blanca antes de la visita al Wanda Metropolitano el próximo día 18.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?