¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una amistad de película

El rodaje de "Sin Aliento", con Belén Cuesta, Luis Bermejo y Ariadna Gil continúa en Córdoba, relatando las vivencias del rumano Marin Malaicu y su conexión con el cordobés Rafael Ayuso

Rafael Ayuso y Marin Malaicu /

Marin Malaiku Hondrari llegó a Córdoba procedente de Rumanía en 2002. Se bajó de un autobús en la estación, sin papeles, sin hablar español y justo de dinero. En su búsqueda de trabajo se encontró con Rafael Ayuso, un cordobés que regentaba un concesionario de coches en el Polígono de la Torrecilla. “Cuando lo vi por primera vez era de película, como Jesucristo Superstar”, asegura Ayuso en Córdoba Hoy por Hoy, aludiendo a su imagen con pelo largo, coleta y barba.

“Dijo “Hola” y yo dije, ¿éste quién es? Su historia comienza ahí y vive ahora una etapa singular: Belen Cuesta, Ariadna Gil, Luis Bermejo y Mihai Smarandache protagonizan estos días el rodaje de una película inspirada en su amistad, como avanzó Cordópolis.

Aquel día, Marin "se dio a conocer", puesto que llegaba con recomendación de un amigo de Rafael. Lo había requerido para emplearlo como guarda del concesionario y le ofreció una autocaravana para pasar las noches. Allí se quedó, en aquel vehículo que convirtió en su casa porque al acabar la jornada no tenía donde ir.

Ambos habían nacido el 29 de enero, pero de distintos años. La conexión fue inmediata, no sólo por esa casualidad del destino. Rafael lo explica así: “es una cosa que notas, que te va invadiendo, sabía que tenía que protegerle, lo veía solo, tímido y desamparado”. A Rafael le llamó la atención que Marin aprovechara su tiempo libre para escribir en la caravana. Ahora, Marin Malaicu es un prestigioso escritor y traductor rumano, que no olvida su experiencia. Al llegar a Córdoba, “no tenía un rumbo fijo”, a diferencia de otros emigrantes que sí tienen claro que aspiran a alcanzar la estabilidad a través de la compra de una casa o un coche “quizá sí quería aprender español”, afirma. Ahora, “las cosas han cambiado y Córdoba fue fundamental; Córdoba ha cambiado totalmente mi vida”.

Rafael Ayuso / CADENA SER

Y cuando dice Córdoba piensa en Rafael Ayuso, “no en los lugares icónicos, sino en unas cuantas gentes que me acogieron y me ayudaron”. “Creo que la mayoría de los rumanos que llegan a España fueron muy bien acogidos, al menos los inmigrantes con los que yo estaba relacionado, casi nunca me hablaban mal y eso queda para la historia”, asegura.

Por su parte, Rafael Ayuso recuerda la “entrañable compañía de Marin, las charlas eran eternas, pasó de ser empleado a amigo”. Cuando supo que estaba escribiendo la que luego se convertiría en su primera novela, Cercanías, Rafael le dijo: “en diez años eres famoso, seguro”. Ahora ese libro ha servido de inspiración para el guión de la película que se rueda estos días en Córdoba, que va camino de Huelva y ya ha rodado en Asturias. Dirigida por el rumano Tudor Giurgiu y que tendrá por título “Sin Aliento”, esta película “será entretenida, sobre inmigración pero sin mucha tesis”, dice Marin, que prefiere contar experiencias sin teorizar sobre ellas aunque sí añade una conclusión a la que llega por sus propias vivencias y es que los inmigrantes son “ex-céntricos”, al ser expulsados a las afueras de las ciudades. “Los primeros tres o cuatro meses no salía casi de la caravana, no tenía seguridad social, papeles, mis mayor temores era enfermar, ¿qué hago si me pilla la policía?”. Por eso sus escapadas eran al barrio del Sector Sur y “me volvía rapidismo”. “En el centro todo es más caro, la vivienda y tomar una cerveza”, sostiene.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?