¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Alan, el perro ciego que busca una familia

Un documental cuenta la historia de este pastor alemán abandonado en Almería con una ceguera total al que, tras ser rescatado, le tuvieron que extirpar los ojos

Imagen de Alan, el perro ciego abandonado que ahora se encuentra en Madrid. /

Alan volvió a nacer a los 7 años gracias a Angélica, una bejarana que le rescató de una muerte casi segura. Aquella tarde, ella salió a hacer senderismo con su perro y un grupo de amigos por una zona de caminos rurales alejada de Béjar (Almería). Durante el camino, el perro de Angélica comenzó a ladrar y se desvió. Aquí comienza la segunda vida de Alan.

El perro, un pastor alemán, se encontraba tirado bajo el sol y con síntomas de tener problemas en los ojos. Alguien le había abandonado en ese lugar para que muriese de hambre y de sed. El grupo de amigos queda tan impactado que no dudan en ayudarlo. Debido a que también presentaba problemas en la movilidad, se turnan para cargarlo y llevarlo de vuelta a Béjar.

Inmediatamente, visitan al veterinario que le diagnostica una ceguera casi absoluta, además de una delgadez extrema y problemas en las patas. También le detecta alopecia y heridas en la piel.

"Sabemos que va a encontrar muy pronto una familia"

Alan permaneció varios días en un refugio construido en la parcela de un familiar de Angélica, donde lo alimentan y lo resguardan de las fuertes lluvias de aquellos días. Mientras, hacen un llamamiento a las distintas protectoras de animales para que lo acojan. Al llamado responde una protectora de Madrid, El Refugio, que se hace cargo de él y le proporcionan atención veterinaria.

Después de la revisión clínica, se diagnostica que Alan está prácticamente ciego y sobrevive a varias hospitalizaciones provocadas por distintas infecciones. Tras mejorar su estado de salud, dedicen extirparle los ojos, causantes de complicaciones en la salud del can.

"Estamos muy felices de que Alan pueda estar hoy con nosotros, significa que a pesar de haber perdido sus ojos, ha salvado la vida. Y es muy curioso, porque cuando estás a su lado, él está supertranquilo porque siente que tú eres sus ojos, es un sentimiento muy especial", relata Nacho Paunero, presidente de la protectora.

A día de hoy, Alan busca una familia y para ello, El Refugio ha iniciado la campaña #YoSeréTusOjos y ha publicado un documental sobre la historia de este perro. Desde el equipo de la protectora comentan que Alan es un perro adorable, muy cariñoso, dócil, tranquilo y despierta sentimientos profundamente especiales cuando estás con él.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?