¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"Está siendo un año catastrófico para la apicultura"

La sequía y las altas temperaturas han diezmado, e inutilizado las colmenas. La falta de lluvia obliga a suplementar la alimentación y el agua de las abejas

La falta de lluvias a lo largo de todo este año, está afectando muy gravemente las colmenas en zonas productoras de miel como la sierra de Hornachuelos o la de Cardeña-Montoro.

Los apicultores se van a enfrentar a una campaña muy dura, que les obliga ya a reducir colmenas por la alta mortandad de abejas y por la inutilización de parte de las que existen como consecuencia de la sequía.

Fernando Morales es apicultor en Hornachuelos. La falta de lluvias ha hecho que pierda más de 700 de las 2.000 colmenas que tiene su explotación apícola.

Un daño irreparable que trata de reconducir diviviendo su población de abejas entre las colmenas restantes, una medida de emergencia, que no conseguirá solventar del todo el problema pero que evitará que se sigan perdiendo productoras de miel.

Una situación similar a la que tiene Lorenzo Ruiz en Montoro. Aquí no se pierden las colmenas pero están tan debilitadas que va a ser muy dificil recuperarlas.

El sector no recordaba un año peor para la apicultura en en el último medio siglo, una situación que tendrá consecuencias en nuesto medioambiente.

La cosecha de miel de este año ha sido bastante limitada, y la del año que viene lo será más, así que los apicultores encaran una campaña que probablemente no llegue al mínimo de la rentabilidad y que tendrá además que competir con el resto de mieles no comunitarias que hacen competencia al sector artesanal.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?