¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OBITUARIOMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

EL AGUIJÓN

La Feria (de Turismo) de las Vanidades

Las Ferias de Turismo, ya sean en Londres, en Berlín o en Madrid, parecen celebrarse todas en el mismo sitio: un lugar llamado Vanidad.

No hay Feria de Turismo que no parezca, como la vieja novela de Thackeray, una Feria de las Vanidades, donde so capa de ir a vender el sector, en realidad hay un montón de pavos reales vendiéndose a sí mismos.

Por supuesto no me refiero a los profesionales, que hacen un gran trabajo, sino a esa casta políticoperiodística que convierte el evento en una pasarela desde donde exhibir sus plumas, ya digo, sí, como pavos reales en celo.

–Hiiiii Hiiiii Hiiiiiiiiii… – no faltan los grandes discursos.

Hay algo irreparablemente absurdo en esa ceremonia narcisista. Hacen 2.500 km para… ¿para qué? Pues para hacerse una foto allí con la que salir en el periódico de aquí. No en el Financial Times o en el Guardian, sino en su periódico de Málaga. Parece un disparate, pero la ventaja, eso sí, es que todo corre felizmente a cargo del contribuyente.

Salvo honrosas excepciones con una agenda real, decenas de cargos públicos se desplazan a Londres para verse a sí mismos y decirse a sí mismos que están encantados con el trabajo que hacen ellos mismos… Da gusto verlos. ¡Qué contribuyente no estará encantado de que su dinero sirva para eso!

Claro que sí.

Pero cuando Susana Díaz dice maravillada “veo un movimiento enorme, con una presencia grande de alcaldes y alcaldesas, y presidentes de diputación… es un buen síntoma, sin duda”… ¿De verdad no se da cuenta que no, que no es un buen síntoma, sino un síntoma pésimo? Que la pomada política allí no solo sirve para poco, sino que inspiran poco respeto, por decirlo piadosamente, con una imagen de escasa profesionalidad. Y es algo que la pompa de los salones y la prosopopeya de los discursos no puede disimular.

Pero pasan los años, pasan las décadas, pasa el siglo XX, corre el siglo XXI, y todo sigue igual. En fin, como leíamos en el Eclesiastés: Vanitas vanitais, et omnia vanitas… Vanidad de vanidades, todo es vanidad. Eso sí, sobre todo las ferias de turismo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?