¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ha fallecido Antonio Espinosa, fundador de la Coral Levantina de Santa Pola

Santapolero de 79 años dedicó toda su vida a la música

Antonio Espinosa /

Esta madrugada a la edad de 79 años ha muerto Antonio Espinosa Bonmatí, músico, compositor, arreglista y maestro de música. Fue el fundador de la Coral Levantina de Santa Pola en el año 1974 y tuvo toda una vida dedicado a la música, primero por todo el mundo y desde los años 60 afincado ya de nuevo en Santa Pola.

La capilla ardiente está en la sala 1 del tanatorio de Santa Pola y el funeral tendrá lugar mañana viernes a las 12 en la parroquia Nuestra Señora de La Asunción de la localidad.

Antonio Espinosa era un hombre muy querido y reconocido en su pueblo. De hecho, hace unos años se le dedicó con su nombre un parque y fue el pregonero de las fiestas patronales. El ayuntamiento publicó entonces unos datos de su biografia que ponen de manifiesta el carácter aventurero, artístico y original del músico y compositor que ha dedicado sus últimos años a la enseñanza.

Biografía

Antonio Espinosa Bonmatí, hijo del tío Pepe Lorito, nació en Santa Pola el 12 de diciembre de 1938 en el seno de una familia con cinco hijos marcada por dos circunstancias: el pan como negocio familiar y la música como pasión de todos sus miembros.

Su padre y sus hermanos tocaban en la histórica banda Santa Cecilia y su bautismo musical fue muy precoz: a los 3 años le hicieron el uniforme y ya tocaba el triángulo. Su primer maestro a los 6 años fue Antonio "el Sestellero", más tarde comenzó a dar clases de piano con Matilde Quislant, y luego continuó en Alicante en piano con D. José María Moreno y en trompeta con D. José Gallardo. Incluso tuvo la oportunidad de ir a Madrid para perfeccionar sus estudios musicales.

En la banda municipal destacó tocando la trompeta y apuntaba maneras de buen músico, compaginándolo con su trabajo en la panadería familiar. Siendo todavía bastante joven fundó junto a unos amigos la orquesta "Los Hotman" para amenizar las veladas en el restaurante Batiste cuando aún no había alcanzado su prestigio, o en la terraza del inolvidable Casino.

Su vida dio un giro el día que vinieron dos amigos de Guardamar a proponerle que se fuera a Madrid con ellos a tocar en la orquesta de Joe Lozan, donde pasó dos años creándose un buen nombre. Sus tres hermanos, grandes músicos también, andaban por aquella época, a principios de los años 60, tocando en Bagdad y abriéndose un camino en el mundo del espectáculo.

En 1962 se decidieron a formar la orquesta "Los Seis de España", formada por los cuatro hermanos Espinosa: Francisco al piano, Pepe con los saxofones, Rafael a la trompeta, Antonio al piano y como cantante. Además de los guardamarencos Jesús al contrabajo y Tono a la batería.

"Los Seis de España" tuvieron una carrera de vino y rosas, un gran éxito por tierras de Oriente Medio en una orquesta muy familiar, en la que cada componente llevaba tras de sí esposa e hijos.

Su primer contrato les llevó a actuar a Chipre, donde estuvieron 9 meses triunfando en las noches de Nicosia. De ahí volaron a Teherán, Beirut, Kuwait... Recuerda Antonio que el día que tenían que volar de Teherán a Beirut para comenzar una nueva etapa cenaron en el aeropuerto con una orquesta italiana famosa. Estando a punto de subir al avión, su representante les dijo que no se podían ir de ninguna manera porque ellos gustaban más que la orquesta que les sustituía en Teherán, así que se quedaron seis meses más en la capital persa.

Tanta popularidad alcanzaron que en Beirut una pareja de baile español les esperó durante seis meses para poder debutar con ellos. Fueron seis intensos años de gira maravillosa por esos países actuando en los mejores locales, tocando incluso en la televisión. Antonio complementaba las actuaciones con "Los Seis de España" haciendo arreglos musicales para otros artistas.

Ya de vuelta a España, la orquesta pasó un tiempo en Madrid y emprendió una larga gira por diversas ciudades de España, hasta que su padre decidió montar el hotel Espinosa en la esquina de las calles San Antonio y Santa Isabel, de modo que los hermanos Espinosa se volvieron a afincar en Santa Pola a finales de los años 60.

A pesar de que la actividad principal de Antonio pasó a los fogones, entre guiso y guiso compuso algunas de sus piezas más recordadas, como "Noches de Santa Pola" o "Yo no soy de La Habana".

En 1974 fundó la Coral Levantina de Santa Pola, según él por culpa de José Alfosea, que estando ellos en Teherán les mandó la plegaria dedicada a la virgen y también compuso un pasodoble titulado "Los Seis de España". Recuerda Antonio que en el primer concierto de la Coral en el Castillo interpretaron tres canciones: la Plegaria a la Virgen de Loreto, Churumbelerías y el Motete del Maestro Quislant.

Ese mismo año del debut dieron un concierto en la Glorieta el día de Navidad y, al acabar, el entonces alcalde Tomás Buades se acercó a felicitar a Antonio diciéndole: "Xiquet, tot astó qui ho paga?" "Mosatros", contestó él. "Pos demà me pases la factura a l'Ajuntament".

Tras dejar el hotel, Antonio se centró en su propio restaurante y en la enseñanza musical.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?