¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Quiero formar parte de esa Iglesia que...

La Firma de Pedro Brouilhet

Este domingo celebramos el Día de la Iglesia Diocesana. Hoy quiero compartir con ustedes la iglesia de la que quiero formar parte. Es mi casa, mi segundo hogar, la que me ha dado muchas alegrías y algunos disgustos grandes. Pero a pesar de sus limitaciones, no nos olvidemos que está formada por hombres y mujeres, me ha hecho feliz y he encontrado a personas con las que construir comunidad, parroquia, vida, diócesis…

Soy y seré crítico con mi iglesia, pero siempre desde una perspectiva constructiva. Soy parte de ella y sólo desde dentro se pueden cambiar las cosas que la separan del proyecto de Jesús para la humanidad. He conocido a tanta gente buena que ha dado su vida por la construcción de una iglesia mejor, que siento la necesidad de seguir sus caminos y sueños.

Me uno al Papa Francisco quiere que construyamos “una Iglesia con las puertas abiertas”, pues la alegría del Evangelio es para todos y no se debe excluir a nadie. Como dice Pagola: ¡Qué alegría poder escuchar de sus labios una visión de Iglesia que recupera el Espíritu más genuino de Jesús rompiendo actitudes muy arraigadas durante siglos! “A menudo nos comportamos como controladores de la gracia y no como facilitadores. Pero la Iglesia no es una aduana, es la casa del Padre donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas”.

Quiero formar parte de una iglesia abierta y acogedora, muy “pegada” a la vida, pendiente del vivir y el sufrir de las personas, que asume con gozo la originalidad del momento y acoge con pasión los nuevos retos. Una iglesia en camino y en misión, servidora y solidaria, capaz de vivir la aventura de un “nuevo éxodo”, de dialogar con todos y de ir en compañía de cuantos aspiran y trabajan por una humanidad más plena.

Quiero formar parte de esa Iglesia que vive el Amor y la Misericordia de Dios.

Una Iglesia que es testimonio coherente y convincente del Mandamiento del Amor.

Una Iglesia que vive y anuncia el Evangelio de Jesús.

Una Iglesia que apuesta por la comunión y la corresponsabilidad entre todos sus miembros.

Quiero formar parte de esa iglesia donde los protagonismos son compartidos donde no hay más líderes que Jesús.

Una Iglesia próxima a las personas excluidas y marginadas, que se pone a su lado y de su lado, y que lucha por su igualdad y bienestar.

Una Iglesia, que vive la pobreza y la austeridad, utilizando sus bienes materiales en favor de los demás.

Una Iglesia que reconoce la labor realizada por instituciones y asociaciones, dedicadas a poner en práctica la solidaridad.

Quiero formar parte de esa Iglesia que se enriquece con opiniones diferentes, y con la aportación de nuevas ideas para su edificación.

Una Iglesia que no se enclaustra en su verdad, sino que vive la transigencia y la tolerancia, porque quiere seguir creciendo con sensatez.

En definitiva, quiero formar parte de esta Iglesia, dentro de la Iglesia particular de Palencia, presidida y animada por nuestro Obispo Manuel. Quiero construir caminos compartidos dejando a un lado las diferencias. Caminos en los que no tiene cabida los radicales de diversa índole porque estos destruyen los proyectos, los sueños y la vida sana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?