¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Piña: cuando el miedo es la mejor victoria para la vida

A sus 28 años, el campeón de España de boxeo en la categoría de Peso Medio cuelga los guantes tras el traumático y fortuíto incidente vivido con Arturo Tomás Gómez, su sparring

Alberto Piñeiro, El Piña, deja el boxeo tras un incidente fortuito que debatió entre la vida y la muerte a su sparring Arturo Tomás /

Que nadie se engañe y trate de estereotipar a Alberto Piñeiro, El Piña, (Lugo, 1989). Pese a que, como reconoce, su pasión es el boxeo, detrás del campeón de España de Peso Medio hay un corazón que no le cabe en el pecho.

El Piña es un hombre con mayúsculas. Reconoce que le ha vencido el miedo. Por eso su retirada lo hace aún más grande. Y es que cuando el percance sufrido por su compañero de entrenamientos Arturo Tomás Gómez casi lleva a éste a la muerte, Alberto dijo basta. "Lo he vivido muy de cerca y no quiero que mi familia pase nunca por esto, por eso me retiro", declara.

"Soy un chico que da una palabra y no hay vuelta atrás. Me está costando mucho apartarme del boxeo, pero lo que hemos vivido fue muy duro. Tenemos que tener en cuenta que este es un deporte de riesgo y que las cosas pasan, yo ya he conseguido mi sueño", apunta el Piña, quien reconoce que "estábamos en un momento de forma increíble, puedo decir que en el mejor de mi carrera, pero de repente llevamos ese batacazo y psicológicamente me afectó muchísimo".

El Piña reconoce que es "muy duro" ver como tu compañero "se está apagando después de un entrenamiento y que después te digan que lo van a operar a vida o muerte". "Si no lo vives no sabes lo que es, y en esos momentos dije que lo que estaba pasando yo por Arturo, no me gustaría que lo pasase mi familia", reconoce El Piña.

Alberto Piñeiro reconoce que Arturo Tomás está mejor. El sparring del Piña pasó un tiempo con su familia en Albacete y ahora ya está en Barcelona con su novia comenzando a trabajar. "Secuelas no tiene, pero en momentos puntuales confunde palabras y se enfada. Dicen los médicos que entra dentro de lo normal, y que podía estar mucho peor de lo que está".

Sobre lo sucedido en ese entrenamiento, El Piña recuerda que "era un martes, y comenzamos a las 9 de la noche. La preparación estaba siendo magnífica. Estábamos muy ilusionados. En el primer asalto fue todo bien. En el segundo Arturo dice que se encuentra mal tras un intercambio de golpes", apunta Alberto Piñeiro.

Momento en el que Alberto Piñeiro, el Piña, se proclamó campeón de España del Peso Medio

Miki Sánchez, el entrenador del Piña paró el combate al momento y las palabras de Arturo fueron "que vergüenza, vengo a entrenar aquí y que me pase esto". Cuando comienza a andar le fallaron las piernas. "Entonces llamamos de inmediato a una ambulancia y a Alfonso Mateos, un doctor muy amigo nuestro. Se presentó al momento y fue lo que lo salvó". Después, Arturo "comenzó a convulsionar y entró en coma y a vomitar. En urgencias después toda la noche fue muy duro", recuerda El Piña.

Alberto Piñeiro reconoce que le está costando dejarlo, y que va a entrenar para mantener la forma "y porque me encanta el boxeo". "No quiero estar ligado como entrenador ni como nada, pero esto no lo olvidas, porque llevas toda tu vida haciendo este deporte, y es muy duro apartarte así", recuerda El Piña.

No quiero que mi familia pase nunca por esto, por eso me retiro

"Voy a entrenar por mantenerme en forma y por estar con los amigos, porque tenemos un grupo increíble, pero sé que si entreno a un chico o sigo vinculado más a fondo, iba a querer pelear. Lo voy a dejar en standby", reconoce Alberto Piñeiro.

Disfrutar, esa es la palabra. Porque sólo los valientes y grandes son capaces de reconocer que el miedo a veces pesa más que una gloria que El Piña ya tiene más que alcanzada en el boxeo, y lo que es más importante, en la vida.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?