¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Éxtasis en el Príncipe de Asturias

Un gol de Guille en la última jugada da el triunfo a un renacido Villa de Aranda (30-29). El pabellón explotó de júbilo y recupera las tardes de gloria. Nava fue un digno rival.

Equipo y afición disfrutaron del triunfo juntos al final del encuentro. /

Éxtasis en el Príncipe de Asturias. Victoria de prestigio de un Villa de Aranda que renace. Último segundo de infarto. Guille materializó las aspiraciones de los más de 1.300 seguidores que volvieron a recordar lo que es el balonmano 'made in Aranda' en estado puro. El 30-29 final hace que se recupere la comunión entre una afición igual de necesitada que su equipo de alegrías como esta.

La primera parte "rozó la perfección defensiva". Así lo expuso Carlos Colmenero en rueda de prensa. Al maestro no se le discute. Innegable. El aspecto del pabellón era otro y alguno se preguntaba si los jugadores sobre la cancha eran los mismos que hace un mes. Lo eran y lo serán hasta el final de temporada. Una buena noticia.

El Villa de Aranda mantuvo a ralla a los segovianos. Los de Dani Gordo fueron siempre por detrás en el marcador con restas que llegaron a los cuatro goles de ventaja amarilla. La carta de presentación gustó y del 3-1 se pasó al 5-3. Las diferencias eran evidentes entre dos equipos lejos en la propuesta. Gordo tuvo que pedir su primer tiempo muerto para arreglar la sangría de los de Colmenero que funcionaba en todas las líneas hasta en portería, donde, primero De Vega, y luego, en su reparición Amérigo frenaron a los segovianos. Tampoco estuvo mal Ernesto en el otro área. Pero el empuje, las ganas de volver a sentirse un equipo grande, un bloque importante llevaron el choque, tras una reacción visitante (7-5) al 14-9 con el que muchos respiraban tras muchísimos meses de desasosiegos. Descanso, fe y calma. Lo inimaginable. Pero aún quedaba mucho.

Los segundos treinta minutos desataron el espectáculo más absoluto. Nava reaccionó, y con un parcial de 1-4, abrió otro partido. Al Villa de Aranda se le atragantó el arranque y aparecieron las dudas. Incertidumbre más para la grada, acostumbrada a un equipo deprimido. Los amarillos ya saben, en la era Colmenero, lo que es tener que estar 60 minutos en partido y lo aplicaron a la máxima expresión. La garra, la concentración defensiva y el creer 'Hasta el Final', como reza la filosofía del club, fueron la clave. Pero hubo que sufrir. Alguien insinuó que sin sufrimiento los triunfos en el Príncipe no tienen el mismo sabor.

Y ahí en esas el partido se volvió loco. Los fallos en la toma de decisiones en ataque mantuvieron a Nava en partido. Pero la confianza en el trabajo defensivo en el avanzado permitió dos robos de Bicho. En uno gol al contragolpe, en el otro fallo. Pero Manu dio más oxígeno y llego el choque al 23-19 que permitía respirar a falta de diez minutos. Pero los de Gordo no iban a dar su brazo a torcer y siguieron aspirando a un partido que no se cerraba. "Teníamos que hacer un partido perfecto, me ha dicho Alberto Camino para ganar aquí y hemos estado cerca", afirmaba el entrenador leonés tras el encuentro. No le faltaba razón porque tuvieron sus opciones sobre todo en un último minuto que pasará a la memoria colectiva de todos aquellos que podrán decir 'yo estuve allí'. Allí donde, tras el 29-29 con el que Nava empataba el partido, en apenas siete segundos la electricidad de un Villa de Aranda crecido en sí mismo permitió jugar rápido para dar un balón a Guille para que el cantero firmara una de las más bellas páginas en el Príncipe. 30-29. Final. Locura. Celebración en comunión con una grada que vuelve a reconocer a los suyos después de mucho tiempo.

Dos partidos en la nueva era, dos triunfos. Cuatro puntos que permiten a los ribereños sumar ya ocho en la clasificación y acercarse a tan solo un tanto a su rival de esta jornada. Una distancia idéntica a la que quedan ahora los puestos de fase de ascenso. La próxima prueba para este Villa que despierta será Alicante, una de las agradables sorpresas de esta temporada. El encuentro, el domingo a las 12:30 horas en Pitiu Rochel.

FICHA TÉCNICA

VILLA DE ARANDA (30): De Vega; Krook (2), Iker Antonio (6), Megias (2), Pinillos (2), Manu (4) y Bicho (2). También jugaron: Amérigo; Lucas (2), Guille (3), Del Val (1), Petter (5), Torres, Lorasque (1) y Gavidia.

BALONMANO NAVA (29): Ernesto; Juárez (2), Virseda (5), Villagrán (4), Alonso, Llopis y Tello (1). También jugaron: Lamariano; Martins (5), Brakosevic (2), Casado (8), Ajo (2).

PARCIALES: 3-1, 5-3, 7-4, 9-5, 10-7 y 14-9 (descanso) 15-13, 16-16, 19-18, 23-19, 26-23 y 30-29.

ÁRBITROS: Álvaro García Vico y Juan María Sanmartín Almazán. Amarilla a Bicho, Pinillos y Colmenero -entrenador- (Villa de Aranda); y Casado (Nava). Excluyeron a Megias (2) y Bicho (2) (Villa); y Brakosevic (Nava).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 8ª jornada de Liga en la División de Honor Plata en el Príncipe de Asturias con la presencia de algo más de 1.300 espectadores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?