¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"Vi un cortocircuito en el enchufe, no llegué al extintor, ardió todo"

La mujer que residía en el 2ºF de la Avenida de la Cemba estaba de alquiler en el piso que ha quedado destruído, el resto de familias pueden regresar. Algunas optarán por esperar debido a la suciedad del hollín que tiñe parte del edificio

Así está el descansillo de una de las plantas /

Los bomberos han comprobado una a una las viviendas y la medición de monóxido es nula en todos ellos, por lo que se ha permitido a las familias del número 89 de la Avenida de La Cemba que regresen a sus domicilios, a excepción de la mujer que residía en el 2ºF, piso en el que se produjo el incendio y que ha quedado, en gran parte calcinado, por lo que de momento es inhabitable.

"Estaba en el salón y vi como un cortocircuito en el enchufe, al lado del sofá," relata la inquilina a estos micrófonos. " De repente empezó a arder el sofá- abrí las ventanas pidiendo auxilio y ...todo estaba en llamas", continúa. Después, asegura que el humo ya le impidió utilizar el extintor y que corrió hacia las escaleras y abandonó la casa.

La mujer, todavía relata lo ocurrido con la voz entrecortada, el susto en el cuerpo y los efectos del calor que le han dejado una quemadura en la nariz. Ha entrado acompañada de efectivos del cuerpo de bomberos para coger en bolsas y en una maleta lo que le queda en el domicilio en el que el salón ha quedado reducido a hierros .

Sale con las manos negras, con la mirada asustada y apenas es capaz de preguntar  tímidamente a sus vecinos cuál es el estado de sus casas. Todos temen que detrás de lo que ha dejado el humo haya otra serie de daños. "En mi casa no se puede vivir, al menos de momento", dice el propietario del 3ºF,  la vivienda de la que su mujer y sus hijos pudieron salir por la ventana, gracias a la actuación de los bomberos. El piso, añade, está completamente lleno de hollín y el olor es insoportable, "no puedo dejar a los niños ahí dentro, de hecho tuve que comprarles ropa para poder vestirlos porque salieron en pijama".

Los efectos de las llamas llegaron también hasta el 4º. Con tranquilidad, el propietario también accede a la vivienda para coger lo indispensable.  Él tampoco quiere quedarse a dormir en el piso, y entre bromas y temores, comenta con otros que no se fía de lo que pueda ocurrir.

Ahora, reconocen todos, les queda la pelea con el seguro, porque de momento no hay un documento oficial que garantice que el inmueble no ha sufrido daños estructurales.

"Parece poco probable que haya afectado a la estructura-indica el sargento de Bomberos, Olivier Bao- pero habrá que hacer el informe técnico". En cuanto al origen del incendio, reconoce que tienen localizado el punto desde el que se produjo, pero tendrá que ser la policía judicial la que indique cuáles fueron las causas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?