¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sporting 1-1 R. Valladolid

Noche de porteros en El Molinón

Los de Luis César volvieron a encajar nada más comenzar y tuvieron que remontar con un gol de Luismi en la segunda mitad, en la que pudieron incluso ganar el partido

Luismi tras marcar el gol en El Molinón /

Empieza a ser una dinámica peligrosa. El Real Valladolid volvió a empezar un partido encajando un gol antes de los cinco primeros minutos, lo que convirtió a la defensa en un flan, hasta el punto de que los asturianos pudieron sentenciar el choque en la primera mitad con oportunidades muy claras para Santos el uruguayo del Sporting, que no tuvo acierto además de la buena tarde de Masip. El primer gol llegaba en el minuto 4 con una cabalgada por banda sin oposición de Calavera y un remate de Scepovic con menos oposición aún de cabeza desde el punto de penalti. Este hecho cambiaba cualquier decorado previsto. En esa primera mitad el Pucela pareció noqueado, sin ideas y sin ser capaz de fabricar una sola ocasión de gol.

Tras el descanso el Valladolid siguió intentando crecer de cara a portería aunque volvía a conceder dos ocasiones claras que tuvo que desbaratar Masip para mantener vivo a su equipo. Esas ocasiones eran fabricadas, regaladas, por el propio conjunto blanquivioleta.

Con la llegada del último tramo, empezaron a aparecer las ocasiones para el Valladolid. Borja remataba de cabeza un córner y Mariño se lucía y ganaba el sueldo evitando el empate. Después Míchel con un gran disparo volvía a obligar a Mariño que respondía también con efectividad y Borja ponía en aprietos al portero gallego, que respondía de nuevo sacando una mano inverosímil. Tuvo que ser a balón parado en el minuto 75 en otro saque de esquina cuando llegó el remate de Luismi de cabeza desde el punto de penalti para poner el empate. Desde ese momento fueron los mejores minutos del conjunto visitante, que fue encerrando a su rival aunque ya no encontró el gol de la victoria, que mereció, ya que el Sporting de Herrera fue un conjunto conformista y poco ambicioso. Fue una noche de porteros, ya que Mariño y Masip firmaron las mejores acciones del partido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?