¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Retrasos burocráticos que cuestan dinero

Ciudadanos solicita a la Junta que agilice los trámites para regularidad las nuevas plantaciones de viñedo que pueden tardar hasta un año en inscribirse poniendo en peligro los cobros de la PAC

Viñedos en la Ribera del Duero /

Ciudadanos ha solicitado a la Junta de Castilla y León que agilice los trámites para regularizar las nuevas plantaciones de viñedo que se han multiplicado en los últimos dos años como consecuencia de la reforma europea del sector. El grupo parlamentario del partido naranja ha detectado retrasos de hasta un año en la tramitación de estas solicitudes, lo que provoca numerosos inconvenientes a los solicitantes, que ven como se pone en riesgo su asignación completa de la PAC.

La Proposición no de Ley presentada por los procuradores de Ciudadanos indica que la reforma europea del sector vitícola provocó una gran compraventa de derechos de plantación hasta finales de 2015, ya que los titulares de derechos a esa fecha pueden convertirlos en las nuevas autorizaciones antes de que finalice 2020. Como consecuencia de la adquisición de estos títulos son numerosas las plantaciones que se han iniciado, pero ni la inscripción de estos nuevos viñedos ni las subvenciones correspondientes se están resolviendo adecuadamente. Según los datos recogidos por Ciudadanos el 90% de las solicitudes de plantación no habían recibido respuesta dos años después de presentarse, los fallos en la tramitación telemática son recurrentes y se llega a pedir hasta tres veces la documentación aportada por la administración. La provincia más afectada con gran diferencia es la de Burgos, donde según cálculos de la formación naranja existen autorizaciones retrasadas por valor de unos 11 millones de euros.

Las consecuencias para los viticultores son fatales porque los nuevos viñedos siguen figurando como tierra de labor en la solicitud de la PAC. No solo no pueden cobrar las subvenciones correspondientes sino que, al no estar autorizada, la nueva plantación podría ser considerada ilegal y ser penalizada conforme a las normativas europeas. El problema podría agravarse aún más porque una incidencia que no pueda resolverse en la solicitud de la PAC puede paralizar el cobro de toda la cuantía económica que tuviera asignada el solicitante.

Ciudadanos compara las dificultades que se encuentran los viticultores de Castilla y León con las facilidades de los de regionales como Navarra, donde el cambio de titularidad de los derechos está lista en apenas una hora. Advierten además de que sería grave no gastar toda la asignación financiera a la que tiene derecho Castilla y León por este concepto si no se certifica en el plazo estipulado, circunstancia incomprensible dada la pujanza del sector vitivinícola dentro de nuestra Comunidad y su gran prestigio tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Se trata además de un sector estratégico dentro de la economía de Castilla y León, dada la imposibilidad de deslocalizar la producción.

La solicitud de Ciudadanos se debatía esta semana en la comisión de Agricultura de las Cortes de Castilla y León, aunque no pudo salir adelante al empatar su propuesta con la presentada por el PP que eliminaba la mención al correcto funcionamiento de la herramienta telemática. Será el pleno de las Cortes, en los próximos meses, el que tendrá que decidir sobre esta propuesta. En cualquier caso, los procuradores de Ciudadanos que presentaron la propuesta consideran que el mero hecho de haberlo debatido en comisión suele hacer que la administración dé un impulso a estos trámites, lo que ya ocurrió hace un año cuando tras una pregunta sobre el mismo tema se agilizaron los procesos en provincias como León o Valladolid.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?