¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El espíritu vivo de Félix Collado

En 'Callejeando por Tarancón', Gema Garrido, recuerda al folclorista taranconero, cuando se cumplen 30 años del primer homenaje en su honor

Primera actuación del grupo Caño Gordo en la ofrenda floral a la Virgen de Riánsares en 1981 /

La historia del folclore taranconero se ha colado en 'Callejeando por Tarancón' porque Gema Garrido, autora del espacio, ha hecho una parada en la calle Félix Colladoque está en el lateral del Parque “Reina María Cristina”, y parte de la Calle Evilasio Martínez Bueno para terminar en la Avenida Reina Sofía, con motivo de las I Jornadas de Cultura y Música Popular que llevan el nombre de este folclorista taranconero y que se realizan por primera vez en nuestro municipio. 

Biografía

Como ha recordado Garrido, Félix Collado Sánchez nació en Tarancón el 20 de noviembre de 1944. Era el hermano pequeño de cuatro mujeres, en una familia humilde y muy taranconera. A su abuelo le llamaban ‘Huevo’, un mote que han heredado sus nietos.

Durante su infancia vivió en la Calle Nueva, después llamada Padre Ocaña. Por allí se le podía ver jugando y ayudando en casa a sus hermanas y padres. Estudió en un seminario fuera de Tarancón y ahí realizó estudios musicales en los que aprendió a trabajar con su voz. 

Su primera actuación fue a principios de los años sesenta –según Pedro López Ocaña–, junto a su amigo y vecino, Julián López Ocaña, tocando la harmónica a dúo en los festivales que organizó el Párroco Don José María para recaudar fondos para la Coronación de la Virgen de Riánsares.

Félix se casó con Pilar y tuvo tres hijos: Félix, Alfredo y Javier. Trabajó como gerente del Almacenes Ruiz. Era un almacén de reparto mayorista para tiendas de aquí y de otros pueblos, parecido al que tiene Teógenes Ruiz ahora. A principios de los años 80 abrieron un supermercado en Tarancón, el Supermercado Ruiz, de la Cadena Vivó, que estaba en la Calle Jerónimo Bujeda. Félix también se encargaba de todo en este establecimiento. Cuentan que era un visionario, que ya hacía ofertas y promociones. Con el tiempo, abrieron un Supermercado Ruiz en Cuenca capital.

 También fue rotulista. Hacía rótulos anunciadores para comercios y escaparates. Le encantaba pintar, era un artista dibujando y muy manitas trabajando el poliespán, la escayola y otros materiales. 

Le gustaban mucho los animales y la naturaleza. Su hijo, Javi, ha contado que tenían dos perros en su casa y que Félix salía todas las mañanas temprano a correr con ellos. También que muchos de los árboles que hay en la Avenida Miguel de Cervantes los plantó una asociación medioambiental en la que participaba su padre.

 Siempre se interesó por las tradiciones y el folklore. Estuvo entre los fundadores de grupos taranconeros como “El Sotanillo”, “Caño Gordo” y el “Coro Parroquial”. También se encontraba entre los que crearon la Peña ‘El Blusón’. 

En la música folklórica se inició a través el grupo de Mayos y del grupo “El Sotanillo”. Siempre le gustó conocer sus raíces y defenderlas. También se interesó por los trabajos del campo y se encargó de recopilar canciones. Para eso, hablaba con la gente mayor, que le cantaba las canciones que recordaba, y él las guardaba. Tuvo muchos amigos alrededor a los que les interesaban las mismas cosas.

En el libro “20 Años de Raíces Taranconeras”, publicado en el año 2000, se cuentan los orígenes del Grupo Folklórico “Caño Gordo”. Mariano Collado Párraga, primo de Félix, cuenta que en 1980, con la llegada de la democracia, se reconocieron y potenciaron las autonomías. Empezó a tomar valor ‘lo nuestro’: historia, cultura, tradiciones y gastronomía. “Se revalorizaba todo lo relacionado con nuestros orígenes. Se trataba de convencernos de que no éramos una región menos en nada a otras, quizás, más popularizadas por el cine y por la cultura oficial”.

En este contexto, el “Caño Gordo” surgió como una iniciativa popular, con el afán no sólo de conservar, sino también de investigar y difundir el folklore local, desde la unión de varios colectivos: Peña “El Mosto”, “El Sotanillo”, Peña “El Blusón”, grupo de Mayos o “Péndola”.

Los primeros ensayos fueron en la sede de la Peña El Mosto, que entonces estaba en la Calle Inés de la Carrera, enfrente de Correos y, posteriormente, en la casa de Gabriel Fernández y en la de Maribel Olmedilla. Pronto recibieron una invitación para actuar en Santa Cruz de la Zarza, en la que cosecharon mucho éxito.

Después actuaron en Tarancón, amenizando la ofrenda de flores, homenajeando a la Virgen de Riánsares y reivindicando el traje típico taranconero en la puerta del antiguo ambulatorio de la Seguridad Social (hoy Casa de Piedra). Era el segundo año que se celebraba.

Además de voz y percusión, Félix fue presidente, director y secretario dentro del “Caño Gordo”. 

Collado era una persona muy activa culturalmente y un gran amante del carnaval. Hizo carrozas, comparsas y ganó varios concursos de carrozas con la ‘Peña El Blusón’ en las fiestas.

Vivió de lleno el movimiento social de la Transición y los cambios políticos de la década de los 70 y 80. También fue uno de los precursores de la celebración de la Feria de Alimentación Regional en Tarancón.

Félix Collado Sánchez falleció en un accidente de tráfico en Perales de Tajuña en noviembre de 1986.

Reconocimientos y homenajes

El 7 de diciembre de 1987 se celebró un homenaje a Félix Collado en el Teatro Cinema Alcázar, en el que actuaron, además del grupo local “Caño Gordo”, los Dulzaineros de Campos (Palencia), Odres (Madrid), Jaraiz (Toledo) y Defanes (Daimiel).

También en ese acto se presentó un doble disco, en el que estaba incluida prácticamente la totalidad del folklore taranconero junto a un folleto con el que se pretendía ayudar a quien escuchara la música, para que viera a través de las canciones el vibrar de un pueblo, sus costumbres, sus rivalidades y tensiones, sus preocupaciones, sus creencias, su ritos y su historia.

En un artículo publicado en la Revista Malena, Marino Poves hablaba así del valor etnográfico del cancionero de Tarancón: “Dice el proverbio que ‘los hombres pasan, las obras perviven’. Ese es el caso de la persona cuyo nombre nos preside en este momento, él fue el iniciador de una obra que sigue traspasando metas más allá de su existencia terrena; cual nuevo Campeador sigue ganando batallas después de muerto, pues cualquier trabajo futuro sobre folklore taranconero ha de cimentarse sobre la obra de Félix”.

En diciembre de 1999, el pleno del Ayuntamiento acordó ponerle su nombre a una calle en Tarancón y esta se inauguró, junto a una escultura en su honor, el 5 de agosto del año 2000.

Este lunes comenzaron las I Jornadas de Cultura y Música “Félix Collado”, organizadas por su hijo, Javi Collado, con motivo del 30 Aniversario del Homenaje a su padre. Estas se desarrollan en diferentes espacios de Tarancón, como la Casa de la Cultura, el Museo Casa Parada, la Casa de Piedra y el Auditorio Municipal, hasta el próximo domingo 19 de noviembre.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?