¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CALLEJEANDO

José María Bayarri, el poeta de la luz

Bayarri fue ante todo un valencianista militante y un enamorado de la lengua valenciana

En la frontera oeste del término municipal de Valencia, lindando con el término de Xirivella, al sur de la avenida del Cid, empezó a levantarse a finales de los 50 el polígono de viviendas de La Llum. Construido entre huertas, estas rodeaban el pequeño grupo de viviendas y hacían de frontera natural entre el otro polígono de viviendas que se estaba ejecutando más al sur, el de la Fuensanta y los complejos preexistentes de la Casa de la Misericordia y el Hospital General. Pero ese espacio virgen finalmente se alteró con el auge desmesurado del urbanismo de los años 60 y 70, que empezó a ocupar el territorio de forma poco ordenada. Así nació la segunda fase del barrio de la Llum, y allí es donde se proyectó una calle paralela a la avenida del Cid alineada entre la ermita de San Miguel de Soternes y el barrio primigenio. Esta calle recibió en 1972 el nombre del escritor, poeta y escultor Josep Maria Bayarri Hurtado (Valencia 1886 – 1970).

Bayarri fue ante todo un valencianista militante y un enamorado de la lengua valenciana. Se formó de manera autodidacta, y entre talleres e imprentas aprendió el arte de escribir y esculpir. Después de la guerra logró la Cátedra de Escultura de la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, y nos legó un gran trabajo escultórico de temática religiosa, así como decenas de estudios, ensayos y poemas. Pero tal vez, lo que mejor define la personalidad de José María Bayarri es la singular normativa lingüística para el valenciano que creó en 1922.

Basadas en la fonética del dialecto apitxat, las conocidas como normas del 22 propuestas por Bayarri, rompían con todos los modelos clásicos empleados hasta el momento, ya que propugnaban la reducción del alfabeto y escribir como se habla. Así, por ejemplo, bajo su normativa, el propio autor escribía su nombre como Xusep Maria Vaiarri. Estas normas del 22 tuvieron escasa aceptación entre filólogos y literatos, y no las siguió prácticamente nadie más que él.

Puedes leer este y otros artículos en: http://valentinatopofilia.wordpress.com/

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?