¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El comentario

Política anti-piratas

 Ante la precariedad laboral, ante los desmanes que ha propiciado la reforma laboral del pp de Rajoy, no queda otra que buscar fórmulas que eviten los descuelgues salariales. Es decir, que sobre todo los contratos que se pagan con dinero público no permitan rebajas de sueldo por debajo del convenio colectivo del sector, como ha venido pasando desde 2012, año en que Rajoy aprobó la reforma que ha empobrecido a los trabajadores.

 Algunos en las islas han llegado a perder hasta un 35% de su salario, entorno a 400 euros de un ingreso líquido de 1300. Algo absolutamente usurero. Y no tanto por el comportamiento de los empresarios que también, fundamentalmente por los políticos que hicieron la norma y lo han permitido.

 El gobierno de Canarias acaba de colocar cláusulas sociales en sus adjudicaciones, para evitar que algunos piratas abusen del trabajo de sus empleados y encima con dinero de todos paguen menos de lo que toca. Todo por ir a los concursos con bajas temerarias que posteriormente ponen encima de los hombros de los currantes. Es por lo menos un intento de evitar la precariedad. Y hay que hacerlo por ley. Existe cierta controversia por ahora en los tribunales, algunos han fallado a favor de estas clausulas y otras no. Vamos, según el juez que lleve el caso o según la forma de presentarlas.

 Cabildos y ayuntamientos deben hacer lo propio, no se entiende cómo han tardado tanto, dos años de legislatura, sobre todo los gobiernos de izquierdas. De los de derechas del pp que respaldaron la reforma no se puede esperar nada mejor.

 Existen fórmulas para acabar con la racanería. No se puede permitir que con dinero de todos, un empresario se haga el agosto con el 35% de los ingresos de la gente. Es intolerable y la administración de justicia debe ser más diligente para la resolución de estos conflictos. No puede admitirse que haya trabajadores que para alimentarse tengan que ir a comedores sociales después de venir del trabajo porque además de humillante es inhumano. Los poderes públicos están para proteger a los débiles, los fuertes se defienden solos.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?