¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Descubrir las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, este fin de semana

El otoño asturiano suele regalar paisajes espectaculares teñidos de vivos colores. Hoy proponemos un recorrido por los mayores robledales y hayedos de Europa sin salir de casa

Vista del Bosque de Muniellos /

En Asturias Hoy por Hoy nos gusta proponer planes para el fin de semana, y hoy no podía ser menos; así que nos hemos decidido a emprender viaje hacia el suroccidente asturiano para descubrir los tesoros del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. Además contamos con un guía de excepción: Pablo García, director de este espacio natural, declarado Parque Natural en 2002 y Reserva de la Biosfera en 2003.

En una superficie de 555 kilómetros cuadrados encontramos uno de los territorios naturales más ricos de todo el norte de la península con dos nombres que hay que tener en cuenta: la Reserva Natural Integral del Bosque de Muniellos y La Reserva Natural Parcial del Cueto de Arbás. Los concejos de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias nos regalan un paisaje que va, desde el relieve accidentado de la cuenca del río Narcea y sus afluentes a los bosques de abedul, roble o tejo de Degaña, pasando por los testimonios del Neolítico que encontramos en tierras de Ibias.

Con tanta riqueza ante nosotros no queda más remedio que contar con un guía de excepción. En Asturias Hoy por Hoy le hemos pedido al director del Parque de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, Pablo García, que nos acompañe en esta breve visita al territorio del oso, el urogallo y el gato montés. Pablo nos invita a comenzar en Muniellos “la joya de la corona de la naturaleza asturiana. No en vano goza del status de protección más elevado de la región, por eso el acceso está restringido desde hace años”. Este bosque, que supone el diez por ciento del parque merece una parada. Si no hemos tenido oportunidad de solicitar la oportuna autorización para la visita no pasa nada. Aunque nos perdamos ese recorrido circular que pasa por las lagunas glaciares y el bosque prístino sin huella humana, también podemos contemplar el mayor robledal de Europa desde afuera: “Hay multitud de miradores desde los que podemos contemplar el esplendor cromático que la vegetación nos ofrece durante el otoño”, explica el director del parque.

Tras la visita a Muniellos se nos despliega un abanico de posibilidades. Para quien desee ‘crestear’ por encima de los 1500 metros de altura en un hábitat subalpino, el recorrido por Leitariegos o Genestoso es casi obligado, con especial atención a la Ruta del Cabril. Si preferimos algo más tranquilo, podemos comenzar por el paisaje fluvial de ribera, alcanzar luego las medias laderas para acabar en las brañas. Entre Degaña e Ibias podemos pararnos en las Lagunas de Sisterna o, pegado a Muniellos, el Bosque de Moal. Para quien no quiera o pueda caminar mucho, Pablo García recomienda la Ruta de Moal a Tablizas, donde comienza el itinerario restringido de Muniellos: “Entre fresnos, arces, a la orilla del río, con la ribera poblada de robles, podemos hacer una ruta muy familiar de apenas tres kilómetros”.

No hemos podido dejar de preguntarle a Pablo por las consecuencias de los últimos incendios. Nos dice que la naturaleza es fuerte y sabia, y que resiste y se regenera. También nos cuenta que el mayor efecto lo va a sentir la fauna: “En esta época en la que se produjeron los incendios, los árboles estaban con mucho fruto. Los robles, los hayucos… y todo ese alimento ha desaparecido, lo que supone un problema para aquellos animales que ahora estaban llenando su despensa, como el oso pardo”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?