¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los hermanos Brihuega: "Paco Alba es la banda sonora de nuestra infancia"

Marisa, Carli, Edu y Chari cantan juntos, por primera vez en público, en el programa SER por Cuatro

La infancia de los hermanos de Brihuega son cenas de navidad rematadas con pasodobles de Los senadores gaditanos y Hombres del mar. Su niñez son tardes en el campo de los abuelos donde nadie podía chistarle a Paco Alba. Son, para algunos, tardes que se convertían en mañanas dentro del Falla. Son bombos en el salón, letrás inéditas repartidas por la salita, meriendas en la peña Nuestra Andalucía. Carnaval por los poros. Y eso que su padre, Carlos Brihuega, nunca cantaba en casa. "Casi ni hablaba", recuerdan sus cuatro hijos adorando la honrosa timidez de su progenitor. Marisa, Carli, Edu y Chari han revivido en el programa SER por Cuatro esa infancia y juventud con la banda sonora permanente del carnaval.

Carlos Brihuega fue tenor de cinco de las grandes comparsas de Paco Alba: Hombres del Mar, Los Beduinos, Los senadores romanos, Los fabulistas y Los forjaores. Cinco primeros premios obtenidos entre 1965 y 1971. Aquella etapa le marcó mucho. "Después se fue con Antonio Martín", recuerda Carli, "pero mi padre sufrió mucho en 1973. Cuando Capricho andaluz, de Martín, ganó el primer premio, y la comparsa de Paco, Estampas Goyescas, fue abucheada. Le pudo más esa pena que la alegría del primero". Marisa incide. "Yo recuerdo a mi padre llorando el día que se murió Paco, y mi padre era de poco llorar".

Los Brihuega siempre han mantenido ese profundo respeto a la figura de El Brujo. Aunque su amor por la fiesta les viene de antes, de su abuelo materno Eduardo Delgado, celebrado autor de mediados del siglo pasado, portador de un envidiado ingenio y humor, recordado autor de cuplés. Un currículum que le ha valido una estrella en el Paseo de la Fama del Carnaval frente al Falla. Sus nietos almacenan cientos de anécdotas heredadas. "Tenía diez hijos, los ponía en fila, a cada uno le daba un fragmento de la copla y luego los ponía a cantar para hacerla entera", recuerda entre risas Marisa. "También cuando le venía una idea la apuntaba en cualquier sitio, hasta en la boina", rememora Edu. Algún familiar conserva aún una de esas boinas con letras escritas por Eduardo Delgado.

El recuerdo de los Brihuega les lleva también a homenajear a su madre, Chari Delgado. Costurera de algunas míticas agrupaciones de Martínez Ares y creadora de los pucheros de la suerte para las comparsas en las que salían sus hijos, Edu y Carli. "Ella era más aficionada al carnaval que mi padre, le gustaba mucho más", admiten.

Los hijos aprendieron a amar el carnaval porque tanta pasión rebotaba en las paredes de ese hogar. Carlos Brihuega atesora 16 primeros premios y está considerado el componente con más máximas distinciones del concurso. Su hijo Carli tiene ocho, entre ellos, Los Piratas, de Martínez Ares, o El Espíritu de Cádiz, de Tino Tovar. Edu también vivió algunos de esos éxitos, cantando o con el bombo. Chari ha alimentado el gusanillo con su chirigota callejera y Marisa atesora la experiencia de una agrupación juvenil y también alguna aislada en la calle. Ellas no descartan salir en el Falla. Cualidades no les faltan como demuestran cantando, por primera vez en público, aquí en la SER, este pasodoble de Los Forjaores. 

Carli y Edu también hicieron su versión, con el acompañamiento de lujo de la guitarra de Pacoli, esta versión de Los Senadores Gaditanos.

Los cuatro hermanos terminaron hablando de la herencia asumida, y del compromiso adquirido con sus hijos: con Javi, con Pablo, con Carlitos... Hay Brihuega para rato. Pasión desbordada por el carnaval, de la que se mama desde pequeño,  de la que corre por las venas.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?