¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Bienvivir

La felicidad evita problemas de salud

Universidades tan prestigiosas como la de Harvard, tiene un Departamento dedicado exclusivamente a investigar la relación entre felicidad y salud.

Estar bien tiene consecuencias sobre nuestra salud.
Hace años se decía, de forma ligera, que era mejor ser feliz. Pero actualmente en las Universidades y Centros de Investigación, desde hace años, se ha tomado la felicidad con mucha seriedad. Hay científicos estudiando por qué ser feliz es bueno para la salud. Se están haciendo estudios a nivel biológico, a nivel genético, hormonal, del sistema nervioso, sistema inmunológico…
Universidades tan prestigiosas como la de Harvard tiene un Departamento dedicado exclusivamente a investigar la relación entre felicidad y salud.

Los estudios correlacionales, que comparan personas felices con las que no lo son y sus respectivos estados de salud, concluyen que las personas felices tienen mejores niveles de salud y son más longevas.
La felicidad actúa en nuestra salud como un mecanismo directo. Te cambia la utilización que haces de los genes, la síntesis de proteínas, los niveles de hormonas de estrés, la producción de citoquinas inflamatorias.
Pasar un buen rato implica que le das a tu cuerpo una cantidad de beneficios enormes. Y no son importantes solo los placeres que provienen de los sentidos. También es crucial tener un sentido, un proyecto. La ilusión de hacer algo que vale para algo. Encontrar un sentido en aquello que haces.
Ocuparse de estar bien es un acto de auto responsabilidad y es un absoluto beneficio.
La vida que llevas puede favorecer el funcionamiento de todo tu cuerpo. No hay ninguna célula del cuerpo que no se entere de lo que le pasa a las demás. Todo lo que vives, repercute. No es lo mismo si tienes una actitud o la contraria.
Cuando hay un problema social importante y propones hablar de felicidad, lo normal es que te increpen. ¿Cómo nombrar la felicidad con lo que está ocurriendo? Pues es todo lo contrario. En una situación crítica es cuando más debes preocuparte de estar bien. Si te hundes, no puedes combatir tus problemas.
Si me dejo llevar por lo que ocurre y me hundo, enfermaré. Podré desarrollar una depresión, ansiedad…En este caso ya hemos perdido todas nuestras habilidades.
Hay que detectar rápidamente cuando salimos del equilibrio, para volver cuanto antes a él.
Debemos nutrirnos de cosas que nos benefician, que aumentan nuestro bienestar. Es la única forma de controlar mis problemas.
La ciencia actualmente nos habla de términos que lo cambian todo como la Epigenética. Se ha unido la genética y el ambiente. No hay nada que no sea genético, que no actúe a nivel biológico.

Manuela Martínez Ortiz. Directora del Departamento de Psicobiología de la UV.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?