¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El equipo

Juana Castro /

Hace unos días nos dijeron que las chicas parecen estar más capacitadas para trabajar en equipo, pues los resultados son óptimos en el caso de resolver problemas. No es extraño, pues las mujeres, por su capacidad de poder ser dos, siempre han sido educadoras allí donde fueron, depositarias y practicantes de las relaciones, de la paz.

Curiosa noticia ésta para el tiempo que vivimos, en la conmemoración del Día contra la Violencia, cuando la violencia se reproduce como un virus, repartiendo dolor y repartiendo muerte sobre los seres más civilizadores, las mujeres y los niños.

El patriarcado da sus últimos coletazos, desde su incapacidad mata lo que no comprende, lo que se le escapa, la libertad. Y mata a su propia carne, sus hijas o hijos, en su afán destructivo de rapiña, de aniquilar la vida que la mujer sostiene y da.

Por eso tantas veces el homicidio se ultima quitándose también ellos la vida. Porque negar y borrar la grandeza femenina, la de la madre, es tarea imposible y ellos, los asesinos, lo saben.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?