¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Para nevadas y heladas... las de antes

Repasamos, entre otras, la gran nevada de 1957 en Álava.

CALLE PRADO NEVADA EN 1958 /

En este artículo vamos a echar un vistazo a las nevadas de hace varias décadas, centrándonos principalmente en la que ocurrió en Álava en el año 1957. Lo del cambio climático parece que va en serio, y no sé si aun en el caso de sacar el santo en procesión en plan rogativa, nos va a caer alguna nevada como la de entonces…Y es que para nevadas y heladas: las de antes, dicen los mayores y creo que con razón.

Como ejemplo podemos referirnos al 15 de enero de 1957,en que cayó en nuestro territorio una respetable precipitación de nieve, que en Vitoria alcanzó un espesor de entre 30 centímetros y medio metro. En las fotos que van a continuación vemos el aspecto que presentaba el parque de La Florida entonces y el mismo lugar en una de las nevadas acaecida en el invierno 2010/2011.

Con los medios de que se dispone ahora - sobre todo de maquinaria - normalmente en pocas horas se despejan las calles más importantes de nuestra ciudad. En aquel tiempo la cosa no era tan fácil y los recursos de que se disponía eran mucho más precarios.

En la nevada de 1957 la circulación por las carreteras y calles se hacía difícil e incluso en algunos casos imposible. En aquella época la leche se distribuía por las casas a granel, entregándola a domicilio. Los/as lecheros/as la llevaban en cantimploras, transportándolas sobre un carro tirado por caballos; tocaban la aldaba del portal añadiendo el grito de: “¡el lechero!”, y los vecinos bajaban a la calle con sus envases a recogerla. El día que nos ocupa los carros de los lecheros/as no pudieron circular, por lo que este producto no llegó a sus destinos. También en bastantes puntos no fue posible distribuir el pan del día a las tiendas, y la asistencia de alumnos a los centros escolares fue prácticamente nula.

La circulación rodada en el casco urbano se realizó con grandes dificultades, y fue necesario el uso de cadenas en todas las calles. También el tren Vasco-Navarro con destino a Estella y Mecolalde suspendió la mayoría de sus servicios.

En cuanto a las carreteras, se encontraban cerrados los puertos de Altube, Azazeta, Opakua y Herrera y hasta en el mini puerto de Aiurdin, entre Zaitegi y Murgia, se pasaba con gran dificultad. Por su parte, era prácticamente imposible circular por la vía Madrid-Irún. Las líneas de autobuses en su mayoría no funcionaron, llegando únicamente y con considerable retraso los autobuses provenientes de Altsasu, Miranda de Ebro y Bilbao, en este caso solamente el que hacía la ruta por el puerto de Barazar.

En Vitoria la máxima autoridad apremiaba a los vecinos a colaborar. En nota firmada por el alcalde Luis Ibarra Landete, se recordaba a los vecinos “la obligación que tienen de limpiar el trozo de acera correspondiente a la fachada de la casa respectiva según disponen las Ordenanzas Municipales, cuidando de levantar la nieve y dejarla reunida en el borde de la acera, en el momento en que concluya de caer y cuantas veces sea necesario.”

Al día siguiente, 16 de enero, la Diputación Foral informaba de que se había iniciadola limpieza de los puertos de Altube, Azazeta y Salinas de Leintz (límite con Gipuzkoa)y que se había conseguido despejar la nieve en la carretera Miranda de Ebro – Vitoria - Alsasua (actual N-1), aunque en este caso debía circularse con mucha precaución por el hielo.

La noche entre el día 17 y 18 registró una gran helada, con una temperatura mínima de 19,8 grados bajo cero. Durante el día 18, a pesar de salir el sol, la temperatura máxima al mediodía no pasó de 6 grados bajo cero. Ciertamente un clima siberiano.

Con este panorama climatológico era prácticamente imposible la circulación por las calles y aceras, cuyo pavimento se encontraba con placas de hielo. El estado de las carreteras se había agravado y -unicamente había permitido llegar al autobús proveniente de Altsasu (Navarra).

Parece que parte del vecindario no colaboraba en la retirada de la nieve y hielo, por lo que el alcalde publicó una nueva nota en la que recordaba e insistía, en la obligación de los ciudadanos de retirarla de las aceras puntualizando que “la mayoría de los vecinos que habitan el extrarradio y calles secundarias han hecho caso omiso de mi Nota del día de ayer. Por la presente se les hace saber de la obligación de levantar la nieve de las aceras cuantas veces sea necesario. Advierto a los infractores de que se les aplicaran con todo rigor las sanciones correspondientes.”

El domingo 20 – sexto día desde el inicio del temporal - tuvo que suspenderse el partido de fútbol entre el Deportivo Alavés y el Burgos C.F., por la imposibilidad material de retirar la nieve del césped de Mendizorrotza.

El lunes 21, el diario ‘Pensamiento Alavés’ daba cuenta de que “las brigadas de obreros seguían entregadas con picos, palas y escobas a la difícil limpieza de nuestras calles, ¡poca cosa todo ello para un combate eficaz y victorioso!. ¡Pero en fin, la buena voluntad existe y menos da una piedra!”. En ese día la temperatura llegó a registrar durante la noche 16 grados bajo cero, por lo que fue necesario que los operarios continuaran utilizando picos, para romper la gruesa capa de hielo en calles y aceras.

La fábrica Ajuria de maquinaria agrícola, situada entonces donde ahora se encuentra el barrio con el mismo nombre, tuvo que enviar a los obreros de la fundición a sus casas, debido a que la helada impedía hacer funcionar los hornos. En varias viviendas y centros de trabajo las tuberías sufrieron roturas al congelarse el agua en su interior, produciéndose los daños consiguientes, que llevaban consigo la carencia de suministro de agua. Había pasado una semana desde la caída de los primeros copos y las dificultades continuaban.

El NO-DO, noticiario de obligada proyección en los cines entonces, recogió imágenes de esta nevada que azotó a la nuestra ciudad, que quedó convertida en Siberia-Gasteiz, las cuales podemos ver en: http://www.rtve.es/filmoteca/no-do/not-734/1486628/

Una vez abierta la página, para ir directamente a la noticia que nos ocupa, deberemos dar clic en bajo el signo de la nieve, en el listado PUNTOS DE INTERÉS que aparece a la derecha. Por cierto, que el narrador al referirse a nuestra ciudad la nombra como Victoria.

Imágenes de otras nevadas en Gasteiz

El Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz dispone de una cantidad importante de imágenes de nevadas acaecidas en diversas fechas, algunas de las cuales reproducimos aquí.

La nieve ha sido y es utilizada como reclamo en la publicidad de numerosos productos. En la foto que va a continuación vemos a unos niños con unas botellas de lejía ‘La Blanca’ promocionando este artículo de limpieza que en el año 1925 se fabricaba en nuestra capital.

La imagen siguiente nos muestra el aspecto de la Plaza General Loma con una nevada en el año 1953. Vemos el edificio que albergaba el Casino Artista Vitoriano en su primera planta - hoy desaparecido - y a la izquierda el antiguo convento de monjas que hoy en parte no existe, al ser sustituido por una galería comercial.

La siguiente fotografía nos presenta la plaza de la Virgen Blanca con la nevada del mismo año, 1953. En los edificios de la parte izquierda observamos la tienda de tejidos Junguitu, recientemente cerrada y trasladada a otra ubicación, una tienda de coloniales – ultramarinos - y la ferretería Marañón. A la derecha vemos un kiosco de venta de periódicos y revistas.

La calle Lehendakari Agirre - antes Cuesta del Banco de España - podemos verla en una foto de una las nevadas producidas en 1937. Por lo que muestra la imagen, solamente se abrían pasos en las calles para que los peatones pudieran circular. No así para los vehículos, que principalmente eran de tracción animal.

La fotografía siguiente refleja la calle Prado nevada en 1960, apareciendo en la imagen un solo coche aparcado, tapado por la nieve. El espesor alcanzado sobre el vehículo, nos da idea de la magnitud de la nevada.

Durante muchos años fue costumbre dar un aguinaldo en navidades a algunos profesionales. Por ejemplo a los carteros se les entregaban como regalo algunas monedas o algún producto, tras recibir en el buzón una tarjeta con la frase “el cartero les desea felices pascuas y próspero año nuevo”.

Los guardias urbanos, que tenían lógicamente por su trabajo algunos roces con los transportistas y repartidores - como hoy ocurre - , recibían de estos gremios el correspondiente obsequio para limar asperezas. El regalo en cuestión se depositaba donde estaba emplazado el ‘púlpito’ de los agentes; un artilugio metálico elevado sobre el suelo provisto de ‘txapela’ para protegerse de la lluvia y la nieve, desde donde dirigían el tráfico.

Así vemos en 1962 a uno de los policías municipales, en el cruce de Dato con Postas, rodeado del mencionado aguinaldo, que consistía en cajas con botellas de Coca-Cola y Fanta.

Las nieve produce bellas estampas, al complementar con su presencia paisajes urbanos y rurales, que ya son atractivos de por sí. A continuación mostramos en un vídeo varias fotografías recopiladas de algunas nevadas acaecidas en Vitoria-Gasteiz y en la Montaña Alavesa, obtenidas durante los últimos quince años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?