¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Ayuntamiento rescinde el contrato de Errebal

El gobierno municipal, ante los retrasos en la ejecución del proyecto, decide iniciar el proceso de rescisión del contrato suscrito con Dragados

Arcadio Benitez y Ana Tellería, concejales de Obras y Hacienda, respectivamente /

El Ayuntamiento de Eibar ha iniciado el trámite administrativo para rescindir con la empresa Dragados SA el contrato para la ejecución de las obras de construcción del edificio multiusos y equipamiento cultural Errebal debido a los incumplimientos en los plazos parciales de ejecución por parte de la empresa adjudicataria. En una comparecencia de prensa celebrada esta mañana en la casa consistorial, Arcadio Benítez y Ana Tellería, ediles de Obras y Hacienda, respectivamente, han explicado los motivos que han llevado el gobierno municipal a tomar esta decisión.

Los componentes del equipo de gobierno han afirmado tener un sentimiento de "amargura y decepción", aunque también ha valorado haber hecho frente a ese "primo de Zumosol" por no cumplir lo firmado en el contrato.

Dragados tiene, a partir de ahora, un plazo de diez días para la presentación de las pertinentes alegaciones. Si no las hubiese, se abriría en breve el proceso de una neuva licitación para ejecutar el resto de la obra no materializada. El Ayuntamiento de Eibar estima que el porcentaje de obra ejecutada hasta el momento está ligeramente por debajo del 40%.

Desde la oposición, EH Bildu ya había pedido recientemente la rescisión del contrato, a la vez que se muestran partidario desde la coalición abertzale de licitar por lotes la parte de obra que queda por ejecutar. EAJ-PNV, por su parte, ha señalado en una nota de prensa que "el que merece una rescisión de contrato es el gobierno municipal". El portavoz jeltzale en el consistorio eibarrés, Josu Mendikute, ha asegurado que si él fuera alcalde "lo que haría es dimitir".

Las obras fueron adjudicadas a Dragados en la cantidad de 4.952.683 euros y un plazo de ejecución de treinta meses. Los trabajos arrancaron el 1 de febrero de 2016 y deberían concluir el 31 de julio de 2018. Ya desde el principio, las obras han ido transcurriendo a diferentes ritmos, incluso estuvieron paradas durante seis semanas entre mediados de febrero y finales de marzo de este año por problemas entre Dragados y alguna de las subcontratas.

En la firma del contrato se establecieron tres plazos parciales. Según esos plazos, la cimentación y los muros de contención debían terminar el 31 de diciembre de 2016. La estructura de hormigón, incluida la metálica de cubierta de la plaza, para el 31 de agosto de 2017. Y la impermeabilización debía acabar el 1 de febrero de 2018. El informe elaborado por la Dirección de Obra señala que, sin embargo, la cimentación y los muros se finalizaron el 18 de agosto pasado, mientras que el hormigonado de la losa de la planta baja se ha terminado el 29 de noviembre, es decir, con muchos meses de retraso. Al ritmo actual, señala la Dirección de Obra, se supone que la estructura de hormigón no se terminaría antes del mes de febrero del próximo año 2018.

Por otra parte, la empresa Dragados no ha comunicado que haya subcontratado todavía la fabricación de la estructura metálica de la cubierta de la plaza, por lo que desde la Dirección de Obra no resulta posible señalar una fecha previsible de terminación de dicha estructura, que de acuerdo con el pliego del contrato debía haber estado concluida para el pasado 31 de agosto.

Es decir, los plazos se siguen incumpliendo de forma reiterada y los retrasos se siguen acumulando. Y como consecuencia de estos incumplimientos, el Ayuntamiento ha decidido acogerse a una de las cláusulas suscritas por ambas partes en el contrato según la cual “será causa potestativa de resolución del contrato el incumplimiento de los plazos de ejecución parciales, cuando el retraso en cualquiera de esos plazos parciales sea superior a tres meses”.

En el caso del plazo segundo, el correspondiente a la finalización de la estructura de hormigón y metálica, concluía el 1 de septiembre, sin que a fecha de 1 de diciembre, es decir, tres meses después, haya terminado esa parte de la obra. Por tanto, el Ayuntamiento ha iniciado ya los trámites para la rescisión del contrato.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?