¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

En Japón se puede sorber la sopa pero en Portugal no puedes pedir sal

Cuando viajamos a otros países debemos saber cómo adaptarnos a los usos y costumbres para saber qué podemos y que no podemos hacer cuando nos sentamos a la mesa

Por ejemplo, aunque en España sabemos que no se debe comer con las manos hay excepciones que todos nos vienen a la cabeza. Pero sin embargo en Chile, la norma es mucho más estricta: No se come con las manos ni siquiera la pizza o las patatas fritas. En Gran Bretaña también son famosos por sus modales en la mesa, pero hay una cosa que no sólo se puede comer con las manos, sino que se debe hacer así. Se trata de los espárragos, que allí se suelen servir de aperitivo.

Ahora que ya hemos resuelto el tema de los cubiertos, vamos a hablar de diferentes platos: En Alemania, si te sirven patatas cocidas no debes cortarlas con el cuchillo sino aplastarlas con el tenedor. Si las cortas estás dando a entender al cocinero que están duras. Otro alimento que tampoco se corta son los espaguetis, sobre todo en Italia. En este país hay otra norma que debemos cumplir: no pedir queso para aderezar la pasta. Si no te lo han puesto al servirte el plato es porque el cocinero considera que a esa receta no le hace falta queso.

Aunque en Extremadura creemos conocer bien a nuestros vecinos portugueses conviene saber que en Portugal es de mala educación pedir sal o pimienta ya que es como si dijéramos que la comida no está buena.

Pasamos de los alimentos sólidos a los líquidos. Los niños españoles han oído muchas veces eso de "no sorbas la sopa", sin embargo, los niños japoneses no lo escucharán jamás: ya que allí sorber la sopa no sólo está permitido, sino que también se considera un aprecio hacia el chef. Además, la sopa se bebe directamente del tazón.

Además, en Japón, si se trata de bebidas alcohólicas no puedes rellenarte tú mismo la copa, a no ser que quieras que la gente piense que tienes un problema con la bebida. Hay que llenar el vaso de la persona que tienes al lado y después esperar que esa persona te corresponda.

Justo lo contrario pasa en Armenia, ya que allí hay una norma muy curiosa, y es que, si terminas la botella de vino, eres tú el que tiene que pagar la siguiente.Y ya que hablamos de pagar, es interesante saber que hay países en donde no sólo es no es obligatorio dejar propina, sino que se considera de mal gusto, como por ejemplo Japón, Corea del Sur, Singapur o Paraguay.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?