¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CULTURA

Tres miradas sobre Génova

Génova y Murcia unen sus destinos a través de programas europeos

Génova, la bella desconocida de Italia, comprimida entre montañas, antaño guardiana del oro y la plata que venían de América, la de los banqueros y sus impresionantes palacios, la de los mercaderes que recorrían todo el mediterráneo, es hoy una ciudad que ha renacido de sus cenizas industriales, pero con un puerto tan dinámico como en el pasado.

La primera impresión que se tiene de Génova es, precisamente, la de la belleza oculta. La ciudad de la costa norte de la península italiana no juega en la primera división de los destinos turísticos a donde viajan los murcianos como Roma, Florencia, Nápoles, Venecia o Milán.

Recorrer sus callejuelas llenas de pequeños comercios, sus restaurantes del puerto donde se come pasta con pesto y variedades de los frutos del mar, o pasear por sus imponentes soportales es todo un descubrimiento. Los edificios son altos porque la falta de espacio es endémica. Incluso el aeropuerto genovés de construyó sobre tierra ganada al mar.

El mar precisamente es la constante de Génova y en 1992, con motivo del V centenario, se construyó su famoso acuario, el segundo más grande de Europa después de Oceanografic de Valencia.

La calle Garibaldi- antes Strada Nuova - es un abrumador conjunto de 42 palacios- cada uno de ellos digno de ser sede de un Banco de España- y está declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco.

SER

Y quizás lo mejor de Génova es su población. Ellos mismos se consideran un algo serios pero en realidad son mediterráneos y empatizan rápido con el visitante porque tiene sangre de comerciantes.

Los genoveses llegaron a la región de Murcia entre el siglo XIII y el XV por su afinidad comercial con el reino de Castilla del que Cartagena era su puerto mediterráneo. En la capital del Segura se asentaron por cientos e, incluso, hubo un alcalde de Murcia de origen genovés, “Uso di mare” de apellidaba. Hay todavía apellidos murcianos de origen genovés como Ganboa, Barracín, Pinello, Salvago o Casanova- según el historiador Torres Fontes

Ahora, Génova y Murcia, se unen de la mano para buscar futuro, vía programas europeos. Tienen un tamaño parecido y las mismas ganas de labrarse un nuevo porvenir.

Para dar a conocer la vieja y nueva Génova entre sus nuevos socios murcianos he aquí tres miradas en imágenes sobre su patrimonio, sus calles y su famoso acuario.

SER

Y otra cosa, para ellos es indiscutible que Colón nació en Génova. No hay que llevarles la contraria

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?